Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

20 Ene 201908:40

n
;Menu
Blog

Coliving: el siguiente paso del ‘coworking’

 

Un edificio en la cosmopolita ciudad de los Angeles es el escenario de una conocida serie norteamericana, cuyos personajes viven en un mismo edificio donde comparten vivienda y lugar de trabajo. En las zonas comunes ubicadas en las plantas inferiores (comedor, lavandería, zonas de trabajo, sala de estar y cocina) se suceden escenas del día a día, como el intercambio de ideas mientras se hace la colada, o el reparto de tareas al calor de una barbacoa en el pequeño jardín. En las plantas  superiores del inmueble se sitúan las viviendas tipo estudio, donde discurren las escenas más privadas y entrañables de cada personaje.

 

Esta serie, producto de la ficción, se desarrolla en un coliving, espacio que integra  lugar de trabajo y de vivienda, y aunque acaban de llegar a nuestro panorama inmobiliario, ya son parte de nuestra realidad. La mayoría de ellos se ubican en países anglosajones y están enfocados a “singles”, que buscan entornos profesionales y de vida colaborativos, donde poder compartir ideas y experiencias, pero este tipo de producto se abrirá con el tiempo a todo tipo de perfiles y lugares, postulándose como una de las alternativas para vivir de una forma cómoda y asequible en las ciudades. 

 

El acceso a la vivienda es complicado en grandes urbes como Londres, Nueva York o Madrid, tanto en compra como en alquiler, especialmente para la gente joven que difícilmente puede tener hoy acceso a la financiación. Pero no sólo eso, en nuestra sociedad cada vez hay más hogares donde sólo vive una persona, porque nuestra realidad sociocultural ha cambiado en tan sólo una generación, llenado nuestro panorama de solteros, divorciados, y familias monoparentales.

 

¿Cuáles son principales razones para querer compartir casa y espacio de trabajo? 

 

El departamento de IKEA Lab Studio está realizando a nivel mundial un estudio llamado Onesharehouse2030, recogiendo de momento más de 7000 opiniones de 170 países diferentes sobre cuestiones relacionadas con el coliving. Pone de manifiesto que en el año 2030 el coliving será la mejor alternativa para vivir en las ciudades, y por ello su departamento de desarrollo está poniendo todo su foco en productos y conceptos para compartir.

 

La razón principal para optar por el coliving es la de socializar, y no es extraño, porque como ya comentaba en mi anterior artículo sobre el coworking, la tecnología nos permite en muchos casos trabajar desde el lugar más insospechado, pero también nos aísla “hablado a través de la pantalla”, y son los espacios de trabajo o de vida los encargados hoy de fomentar las interacciones y la socialización de las personas.

 

Otra de las razones para escoger el coliving son los costes económicos, ya que compartir los servicios siempre es más barato que no hacerlo.¿Nunca te ha llamado la atención que en el edificio donde vives cada persona tenga contratada su linea wifi en vez de coordinar una común para todo el edificio? Si en tu oficina compartes la linea con el resto de tus compañeros, ¿porque no hacerlo también dónde vives? Es obvio que el precio sería mucho más interesante y tu edificio no estaría lleno de tantos cables y regatas.

 

¿Cuantos servicios de tus gastos mensuales crees que podrían gestionarse de forma conjunta, individualizando los consumos y su pago, en el edificio donde tienes tu vivienda? Compartir cosas resulta más barato, y también más sensato, y no hay duda que nuestra forma de vivir se debe dirigir hacia ese camino, porque el planeta no puede aguantar más duplicidades de desperdicios y porque cada vez va a ser más complicado gestionarlos.

 

Otra de las claves del coliving es la comodidad, poder resolver los pequeños problemas domésticos con mayor agilidad y facilidad que si estuvieses solo. ¿No has tenido la sensación alguna vez que apenas te queda tiempo para arreglar el pomo de la puerta de tu casa, o ir a comprar una bombilla fundida? Estos lugares tienen todo esto resuelto con una gestión profesional del espacio, incluso con “servicios de alto valor añadido” como recogida de basura, de tintorería etc. Todo pensado para que puedas centrarte en lo que te gusta y lo que necesitas. 

 

Exactamente igual que en la actual oferta de los espacios colaborativos o coworking, donde todo está organizado para que entres con tu ordenador y te sientes, sin preocuparte de comprar una mesa, una silla, o gestionar un alta de luz. En resumen, facilitar tu vida profesional y personal en un entorno cada vez más complejo y con menos disponibilidad de tiempo.

 

Empresas como MINI han desarrollado en Milan un coliving donde los apartamentos miden 30m2, y basados en sus conocimientos de producto reducido están estudiando las mejores fórmulas para resolver los problemas de almacenamiento en estos espacios. La marca Welive (de Wework) también están testando y avanzando con este producto de coliving en su lugar de origen, Nueva York.

 

La realidad es que empezamos a ver las bondades de compartir espacios de trabajo (coworking) y también existe un claro recorrido ascendente en lo que se refiere a compartir vivienda. Entonces ¿por qué no fusionar ambas realidades en un mismo entorno físico?. Si esta sinergia provoca eliminar el aislamiento de trabajar sólo en casa, o acabar con el tiempo invertido en desplazamientos y la comida poco saludable cuando trabajas fuera de casa, y te permite acceder a mayores servicios a un coste más razonable haciéndote la vida más cómoda, parece que la ecuación resultante puede ser muy atractiva. 

 

De hecho si analizamos este producto en detalle, veremos cómo tiene ciertas similitudes con las residencias de estudiantes y las de tercera edad, pero enfocadas a la franja de edad de población activa que requiere de espacios de trabajo e instalaciones concretas para desarrollar su actividad profesional. Y aunque con seguridad habrá gente que entenderá que su privacidad está en riesgo, todo dependerá de cómo este organizado y gestionado ese espacio de coliving, la sensibilidad de cada uno, y la capacidad de convivir y compartir que se desee en cada momento o fase de la vida.

...