Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

08 Julio 2020F16.59h

C

Los blogs de EjePrime

23 ABR 2020
F05.00h

¿Y el sector inmobiliario, qué opina?

¿Y el sector inmobiliario, qué opina?

 

 

Cinco semanas. Este es el tiempo que ha tardado el Gobierno español en ofrecer una solución a los alquileres de inmuebles que no se dedican a la vivienda. Un tiempo en el que propietarios e inquilinos de locales comerciales y oficinas se han visto obligados a alcanzar acuerdos contra el cronometro para intentar paliar los efectos de esta crisis.

 

En una situación inédita para la economía, en la que la actividad se ha paralizado por decreto (por una razón desde luego totalmente justificada), el Gobierno español no ha estado probablemente a la altura para atender a una problemática esencial para pymes y autónomos, pero también para los propietarios de locales y oficinas: el pago de alquileres en un momento en que, para muchas empresas, los ingresos se han reducido a cero. ¿Pero ha estado el sector inmobiliario, en su conjunto, a la altura?


Desde luego, otros sectores, como el de la automoción, están más que organizados para, cuando hace falta, ir al Gobierno central o a los autonómicos a pedir cosas. Los inquilinos de los locales comerciales, desde la moda hasta la hostelería, también han dado una respuesta clara a la situación: primero, pidiendo medidas, y ayer, tras conocerse la decisión del Gobierno, dando su opinión al respecto.

 

¿Y qué opina el sector inmobiliario? Esto probablemente preguntarán los gobernantes de este país. Y la verdad es que, ni siquiera llamando a las personas de quien se espera una respuesta parece fácil obtener una opinión. Sencillamente, el sector inmobiliario ha demostrado en esta crisis no tener una voz autorizada que defienda sus intereses.

 

Es cierto que empresarios, directivos y consultores no han dudado en dar la cara para exponer su visión sobre la situación y expresar su opinión sobre las necesidades del sector. Ismael Clemente, Anna Gener o Mikel Echavarren son tres buenos ejemplos de ello. Pero el sector requiere algo más: entidades proactivas que defiendan a un negocio tan estratégico para la economía española como es el inmobiliario, que aporten ideas y soluciones, pero también que velen por los interese de las empresas.

 

La política ha sido, en cambio, de silencio ante los medios por parte de entidades como la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (Aecc) o la Asociación Española de Oficinas (AEO): al decretarse el confinamiento y ayer mismo, al pedirles su opinión sobre las medidas del Ejecutivo. El silencio ha sido la respuesta a las preguntas de EjePrime y, por deducción, a las preguntas de los políticos que deben tomar decisiones para que la economía no se pare.

 

Sin duda, un aprendizaje para todos en esta crisis: mientras los inquilinos están bien organizados, es difícil encontrar una entidad que represente a estos segmentos del sector inmobiliario ¿Qué opina el sector? Seguimos a la espera.    

...