Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

23 Enero 2021F23.56h

C

Los blogs de EjePrime

21 DIC 2020
F00.00h

Aprender

Aprender

 

 

Regreso a mi piel de Artemisa para despedirme de este año imprevisible, que aún me tiene temblando.

 

2020 arrancó prometiendo emociones, con las salas de reuniones siempre llenas y los proyectos sucediéndose a toda velocidad. Estábamos casi siempre de buen humor y trabajábamos al ritmo que exige eficiencia; esa mezcla magnética de concentración, nervio, impulso y placer. 

 

Como la pasión a menudo deriva en exceso, me sobrecargué de trabajo enseguida. Me quedé sin huecos en la agenda a dos meses vista, sin un mediodía libre para mí y sin la posibilidad de permitirme un día de desánimo o de improvisación.

 

A mediados de marzo, mientras aprendía a frenar el ritmo sin que mi trabajo se resintiese, el virus lo paró todo en seco. El miedo, la preocupación y el silencio se apropiaron de lo que había sido un hervidero de actividad. 

 

Tras el golpe, nos recompusimos rápidamente y aprendimos a trabajar de otra manera. Era urgente comprender, anticiparnos, descubrir dónde estaban las nuevas oportunidades, proteger los puestos de trabajo y cuidarnos mutuamente. Me di un atracón de Zooms, Teams y Webinars, intercambiando opinión con gente muy diversa; la pantalla del Ipad se convirtió en mi ventana al mundo. 

 

Cuando por fin salimos a la calle, aprendí a superar el ‘síndrome de la cueva’, el terrible Fomo (miedo a perderse algo en redes sociales por sus siglas en inglés), los reencuentros sin abrazos, la frustración de cancelar eventos que había organizado al detalle. Aprendí a vivir al día y a diseñar mil escenarios para el largo plazo, reformulando planes, una y otra vez. 

 

Se acerca fin de año y trato de recapitular, aún en plena batalla. Para mí, lo realmente relevante es qué vamos a aprender de todo esto. Me he cansado de escuchar que esta experiencia no nos enseñará nada, que retomaremos nuestras vidas como si nada hubiera pasado. Es cierto que hay gente que no aprende, ni de esta experiencia ni de ninguna otra. Pero afortunadamente, hay muchas personas que no pierden oportunidad de aprender para mejorarse y mejorar su entorno. 

 

Cerramos un año en el que muchas personas habremos ganado flexibilidad y resistencia, y habremos aprendido, a pesar del agotamiento, a regalarnos momentos de gracia y belleza. 

 

Feliz 2021

...