Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

23 Abr 201917:57

n
;Menu
Blog

Madrid, una gran ciudad

Madrid, una gran ciudad

Quiero mostrar Madrid desde el prisma del Retail; una manera diferente de contar la evolución, configuración y atractivo de una ciudad. Es una ciudad que he visto evolucionar en ese sentido y con ese enfoque profesional desde el año 98 cuando empecé personalmente con mis primeras operaciones inmobiliarias. Mi primera operación de alquiler fue en el año 1998 hace 19 años. Aquel primer deal era un local en una planta sótano en la calle Ortega y Gasset ;  y su actividad era la restauración. Actualmente es una tienda flagship de una marca internacional de moda , pero desde que firmé esa operación hasta ahora, ese local ha pasado por diferentes manos como propiedad y por diferentes modelos negocios. Incluso su superficie y layout se ha modificado considerablemente. Esto sirve como ejemplo de lo que ha pasado en los últimos 20 años en esta ciudad y que seguirá pasando por el bien de nuestras industria y negocio.


Madrid ha visto como calles enteras han cambiado de piel, color, olor y nombre… comercialmente hablando, la evolución y regeneración del mercado Retail ha sido maravilloso y muy positivo, convirtiendo una ciudad con tres o cuatro calles demandadas, donde las marcas buscaban entrar principalmente; a convertirse en un enjambre de calles conectadas entre sí, generando circuitos comerciales, donde las marcas juegan su posición como si de una partida de ajedrez se tratase. Actualmente, algunas de las calles más importantes de la ciudad en este sentido, hace años eran calles completamente devaluadas o donde su concentración de negocios tradicionales y obsoletos no las dejaba crecer.


Madrid ofrece una calle para cada marca y modelo de negocio. Para las marcas de lujo el barrio de salamanca es su baluarte y refugio con calles como Ortega y Gasset, Serrano, Jorge Juan o algunos tramos de calles como Ayala, Lagasca o Claudio Coello. Las marcas Premium o high end tienen un espectro mucho mayor donde residir y ubicarse, acompañando al lujo muchas veces en el barrio de Salamanca y en estas calles ya mencionadas; pero ampliando su destino a calles como Fuencarral o proyectos como Canalejas, pegado a la puerta del sol donde el Mass market se hace más fuerte. El Mass market está en todos lados y con una capacidad de réplica, duplicidad y repetición que da a veces miedo. Vemos como una misma marca es capaz de hacer convivir sus tiendas en Serrano , Goya , Conde de Peñalver , Velázquez, Gran vía , Fuencarral , Preciados , Arenal , Orense , Princesa , Ayala , Carretas y un suma y sigue que hace que la ciudad crezca y que las calles amplíen sus tramos comerciales .

 

Esto genera más valor a los inmuebles, más oferta a los consumidores, un foco muy atractivo a los turistas y el punto de mira para inversores nacionales e internacionales.
Madrid junto a esta oferta comercial concentrada en tres grandes áreas: Barrio de Salamanca, Zona Centro y en eje Azca/Orense/Castellana ofrece cada vez más una oferta de ocio muy particular que se está  posicionando como una de las ofertas de restauración más vanguardistas, extensas y de calidad de todo el mundo. Madrid siempre ha sido una ciudad 24/7 (24 horas 7 días) que ofrecía un concepto de ocio y restauración poco cuidado, pero en los últimos años el cambio al diseño, vanguardismo, la calidad en el producto y trato al cliente ha hecho crecer la ciudad de manera exponencial. Grupos como Paraguas , Grupo Tragaluz, Grupo Cañadio , Andilana , La máquina , Grupo Larrumba , Dani García, Grupo Oter, AN Grup, o estrellas Michelin repartidas por toda la ciudad son un claro ejemplo de ello ; y que hace que la oferta crezca de forma vertiginosa y que además han creado algo muy particular e interesante; y es lo que denominamos el efecto destino.

 

Algunos restaurantes se encuentran fuera de los tramos más comerciales y con ello generan un efecto destino que provoca movilidad e interacción entre restaurantes, tiendas y hoteles. Que sumado a la cultura componen Los cuatro pilares de una sociedad de consumo dinámica y creciente en la que una ciudad como Madrid debe estar basada.

 


Para poder visualizar fácilmente lo que ha pasado en los últimos años es el inmenso número de operaciones de alquiler e inversión que han sucedido en la ciudad. Si cogemos una calle como muestra y por ejemplo como Velázquez en el barrio de salamanca cuya demanda por parte de retailers e inversores no es excesivamente alta, podemos hablar de más de 50 operaciones inmobiliarias en este sentido en los últimos 3 años. Esto lo podemos trasladar al mercado de retail high Street y se convierte en miles de operaciones en los últimos 20 años lo que ha generado cambios de marcas, superficies y usos.  Y justo este último aspecto, es uno muy importante a tener en cuenta, ya que han sido muchos, los cambios de usos a comercial de espacios, creando de esta manera más oferta y superficie de venta retail en calle.

 

Este cambio se ha llevado por delante los negocios que no han sido capaces de renovarse, cambiar la imagen de otros, ampliar o reducir  superficies; o reubicar algunas tiendas a zonas menos comerciales y por tanto menos costosas. Lo que ha ocurrido es que se ha ido ordenando el mix comercial de las calles de Madrid y generando espacios muy competitivos de oferta comercial a niveles europeos para poder competir con ciudades top como Londres, París o Milán. Hemos tenido que dejar espacio a las grandes marcas internacionales y dejar crecer a nuestras marcas locales que más fuerza tienen. La partida entre todas ellas está en pleno apogeo y va a más. Entrarán nuevas firmas en los próximos meses y años en la ciudad que nos pondrán definitivamente en el punto de mira de todas las marcas. Lo que llamamos “el efecto llamada” o básicamente seguir al líder.

 

La ciudad se está adaptando a los grandes flagships donde las superficies de más de 2.500 metros cuadrados ya no son solo cosa de El corte inglés o los centros comerciales. Estos flagships van a más y son la tendencia y el futuro; que unido a la entrada en el centro ciudad de los conceptos de medianas como Mediamarkt , Leroy Merlin , Kiabi , IKEA, Decathlon y otros, hace que cada vez más veamos espacios de este perfil cerca de nuestra casas y lugares de trabajo.

 

 

Por fin, no hay más sucursales bancarias que bares en esta ciudad y eso ha propiciado que con el cambio de usos muchas de estas oficinas bancarias se han convertido en restaurantes, tiendas de telefonía móvil, de complementos o marcas de moda de reconocido prestigio. Y esas oficinas bancarias al uso pasan en algunos casos a convertirse en oficinas polivalentes, más grandes y con diseños más innovadores que porque no decirlo se agradece a la vista además de como consumidor, cliente y usuario.

 

En definitiva , esa ciudad donde los Zara de Velázquez y Carretas eran unas tiendas recién llegadas a Madrid , donde Cortefiel era el líder del mercado y donde el Corte Inglés marcaba los tramos comerciales de la ciudad, hemos pasado a una ciudad infinitamente más atractiva en conceptos , marcas , calles comerciales , áreas de ocio , oferta gastronómica ; competitiva en modelos de negocio Retail y líder Nacional e internacional acogiendo dentro de nuestras calles al Zara más grande del mundo , el Pull&Bear más grande de Europa , al segundo Primark más grande de Europa con más de 15.000 metros cuadrados o a conceptos gastro como el mercado de San Miguel , San Antón , San Ildefonso o Platea que son dignos estudio a nivel mundial. En la acera de la “élite” del Retail, El lujo en Madrid ha pasado de ser un oasis para unos pocos, a donde las marcas han buscado crecer en superficie y los grandes grupos a intentar tener una representación de la mayoría de sus marcas dentro de la ciudad.

 

Mi conclusión es que Madrid es una gran ciudad comercial que reúne las condiciones necesarias para ser líder mundial en este sentido. Ofrece un gran clima, cultura a raudales en todas sus esquinas y una población cosmopolita, abierta y preparada. Tenemos una buena oferta hotelera, comercial y gastronómica pero debemos ampliarla y hacerla excelente para competir en el top de las ciudades en este sentido. Por ello debemos facilitar la entrada de nuevos conceptos, cuidar a nuestras locomotoras comerciales, crear diseño y ofrecerlo , además de por supuesto potenciar la entrada de grupos hoteleros líderes que atraigan turismo de calidad. Es un trabajo de todos incluidos y principalmente de las administraciones quienes deben velar por la prosperidad y desarrollo de una ciudad y no tanto por el control , exceso de regulación y trabas urbanísticas.  

...