Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies
Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

07 Abril 2020F03.04h

C

Los blogs de EjePrime

30 ENE 2020
F05.00h

‘Never give up!’

‘Never give up!’

Intentar no decaer y seguir adelante, mantenerse siempre alerta y no desfallecer, conseguir sentirse ilusionado y no desesperado. Ese positivismo que lleva a ciertas personas en el real estate a poder mantenerse en este negocio de forma largoplacista y sobre todo siendo útil y rentable para la industria.

 

Este negocio y su idiosincrasia en España y, por qué no decirlo, también mundialmente puede llevar al hartazgo y a la desesperación de muchos que intentan hacer su trabajo lo mejor posible y confiando en que el simple hecho del buen hacer es la garantía de éxito.

 

Este escrito va dedicado justamente a todos aquellos que piensan de esta forma y que creen que haciendo sólo lo que les dicen que deben aplicar y su buen hacer son garantía de éxito y continuidad, y que muchas veces solo esa buena práctica no parece dar los resultados esperados y deseados. Y justamente esto es lo que les frustra y provoca que miren a veces con falsa ilusión hacia otros sectores o posiciones.

 

Lo primero que se puede decir al respecto es ¡que no importa! Never give up! Que no decaiga el ánimo, que aquí estamos todos de paso y no todos podemos tener las revoluciones al mismo nivel y de manera constante. Si el trabajo está bien hecho, gran parte del cometido está cumplido.

 

¿Que nos faltaría?

 

La realidad nos dice que un mercado en el que salen dos operaciones de cada diez que tengas en marcha, en el que la ingratitud del propio mercado y su modus operandi, que además deja pocos vencedores y muchos perdedores puede resultar excesivamente estresante. Por ello no sólo el buen hacer es suficiente. No solo la honestidad es necesaria. Son sobre todo la capacidad de recuperación, la capacidad de recurrencia y la capacidad de constancia, lo que te hará triunfar en este mercado. Un mercado eminentemente mercantilista y de intereses partidarios, donde hay que hacerse valer y en el que cuantas más operaciones abiertas uno tenga, más posibilidades de éxito se puede tener. En el que cuantas más cartas de la baraja estén en tu mano, más posibilidades de éxito tendrás y donde cuando cierras una operación estás ya pensando en la siguiente, y no por voracidad sino por necesidad. Pero, sobre todo, por supervivencia. No hay casi tiempo para la celebración ni tampoco tiempo para el desánimo. Y esa es la lección, mientras uno se encuentre en esa rueda de actividad y con la sensación de un malabarista que tiene ocho platos en el aire y donde seis se van a romper, mientras esa sea tu sensación, vivirás cercano al éxito. Si además eres justo y honesto vivirás siempre de esto. No es solo una rima, sino una verdad casi absoluta.

 

Es un mercado en el que no se debe dar nada por hecho hasta 24 horas después de haber cobrado y que la firma de contratos no son siempre el final del proceso. Es un mercado en el que se ha instaurado el oportunismo, los intereses cruzados y el aprovechacionismo. Y es por ello, por lo que uno debe aceptar donde trabaja, ser realista y asertivo con la situación. Aceptar y adaptarte a la realidad del sistema sin entrar en el activismo por cambiar las cosas de la noche a la mañana y utilizar la inteligencia emocional para saber que, a modo de ejemplo, las frases hechas como “soy un hombre de palabra” o “no estoy en esto por dinero” son justamente eso... frases hechas con mayor o menor credibilidad, pero que los hechos y el sentido común son los que hablan en el día a día.

 

Este trabajo lo asocio a dos grandes aficiones que tengo, que practico, que me suman, son lección de vida, y que me ayudan a mantenerme en forma también a nivel laboral. El boxeo y la maratón. Pensar que vas a subir a un ring y que no vas a recibir golpes es irreal, la vida es como el boxeo, es una lucha y la clave es saber manejar el control de impulsos en situaciones donde la presión te supera y que uno debe saber tomar decisiones tranquilas mientras no para de recibir golpes. También, y más relacionado con la madre de todas las carreras es que se trata de ir superando etapas, kilómetro a kilómetro, y que por muy buenos 35 primeros kilómetros que hayas hecho, el muro estará ahí y dependerá de tu preparación previa, pero por supuesto de cómo se hayan dado tus condiciones personales y del propio día para que el final de carrera sea un éxito, un fracaso o un absoluto sufrimiento. Nunca lo sabrás al principio por mucho que lo quieras planificar.

 

Por ello, a todos aquellos que os sentís decaídos, desmotivados o desesperanzados a veces con este sector e industria no decaigáis. Prepararos, formaros bien, escuchar, ser honestos, humildes, realistas y sobre todo y, ante todo, muy muy constantes. Never give up! y a por ello. Es una carrera de largo recorrido. 

 

Suerte a todos y en especial a vosotros #bestpeople #bestteam #bestdeal

 

...