Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

22 May 201921:55

n
;Menu
Blog

Profesionalización y desprofesionalización

Profesionalización y desprofesionalización

Para este primer texto y reflexión, quiero centrarme en el tema que da el nombre a este blog. El consultor y la consultoría. Empiezo por presentarme. ¡Hola a todos! Soy Ignacio Acha, asociado del área de retail para la firma de consultoría en real estate Cushman&Wakefield, además de head of retail high street para la oficina de Madrid y… ¡Sí!, también soy bróker inmobiliario pero sobre todo consultor.

 

 

Y si hay algo que me diferencia con mucha parte del mercado con quien compito y compite mi empresa es justo esa; que soy consultor y trabajo en una gran consultora. ¿Y porque digo esto? Por un tema muy concreto: la profesionalización o desprofesionalización del sector inmobiliario, la seriedad del mismo y la oferta de servicios que hay en torno a él; y porque no decirlo, la honestidad y garantías éticas de sus interlocutores.

 

Nos gusta creer que ayudamos a transformar la manera en la que las personas trabajan, compran y viven y no solo al cierre de la propia transacción. Por ello, ¿para mí qué es ser un consultor?. Es un profesional que ofrece información, servicios, experiencia y conocimiento a sus clientes sobre una materia que una única persona es muy difícil pueda acaparar y generar él solo, y por ello los consultores son los interlocutores entre la compañía donde trabajan y el mercado ofreciendo algo muy valioso: información, conocimiento, servicios y experiencia acumulada.

 

Y ahí está la clave…¿Acumulada? ¿Acumulada por quién? Acumulada por la experiencia de uno mismo, por supuesto, ya que no es lo mismo un perfil senior a otro junior, por la de sus colegas de departamento, por la de sus managers y directores, por la de otros colegas del mismo área en otros países y ciudades del mundo, por el track record de otros departamentos con sinergias , por la capacidad de recoger en un mail diferentes puntos de vista y diferentes formas de enfocar un producto , un cliente o una operación, en definitiva por la experiencia y conocimiento acumulado del conjunto de la estructura.

 

Este aspecto y punto de vista para mi es crucial ya que considero muy difícil, o mejor dicho, imposible acumular por parte de una única persona, por ejemplo, 120 años de experiencia profesional, más de mil operaciones inmobiliarias, datos e informes acumulados en los últimos 25 años.

 

Las consultoras somos un big data con capacidad de ofrecer conocimiento y servicio al cual otros nunca podrían llegar. Desde mi punto de vista, el mercado inmobiliario se mueve por información, anticipación y coste de oportunidad. Evidentemente la capacidad financiera es la gasolina que pone en marcha estos tres puntos, pero esos tres aspectos puedes decidir manejarlos con mayor o menor riesgo y desde mi humilde opinión el consultor y la consultoría minimiza dicho riesgo. Otro ejemplo de lo que significa la consultoría es la formación acelerada. Un perfil junior llega a nuestra consultora y empieza a analizar datos , informes de research, a elaborar presentaciones , a recoger de la base de datos información y a conocer de cerca un amplio abanico de diferentes propietarios: desde family offices, hasta fondos de inversión, bancos, pequeños retailers , firmas locales, internacionales, marcas de todos los sectores , grandes cadenas, etc…

 

Después de un par de años este consultor junior tendrá más información sobre la materia y datos contrastados del mercado que si durante estos dos años hubiese dedicado su tiempo solo a cerrar como broker una serie de operaciones inmobiliarias. Desgraciadamente por la regulación del mercado inmobiliario en España y las desprofesionalización del propio sector, un broker inmobiliario puede serlo cualquiera, pero un consultor inmobiliario no.

 

Por ello y como conclusión pongo en valor la figura del consultor y de la consultoría siendo la información el arma más poderosa con el que puede contar un interesado dentro del sector inmobiliario y la herramienta que ayude a mejorar y transformar la forma en la que las personas trabajan, compran y viven.

...