Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

26 Ago 201903:39

n
;Menu
Blog

Ser uno mismo, la clave del éxito (reflexiones para el verano...)

La interminable carrera al estrellato personal en el mundo laboral es dura, la ruta al éxito es desagradecida y tormentosa si uno no es capaz de afrontar realidades, asimilar bien cuál es su sitio y entender que todo en esta vida es tiempo y aceptación. Tiempo para triunfar, tiempo para fracasar, tiempo para tomar decisiones y tiempo para estar en el sitio correcto, en el momento oportuno y con la gente adecuada. También tiempo para aceptar las decisiones, consecuencias y los hechos en las que te verás expuesto. El verano siempre es buen momento para tomar conciencia de todo esto...

 

Hay gente que vive laboral y personalmente mirando en la dirección equivocada, observando lo que tienen y hacen los demás sin preocuparse realmente de sí mismo. Ese es el mayor de los errores que hacen llevar a la inmensa mayoría a frustrarse y estancarse. A no disfrutar y a mal vivir. O como me gusta decir a mí; a vivir miserablemente bien.

 

No se trata de lo que tienen otros, o de lo que hacen los demás sino de lo que uno es, y sobre todo de lo que uno mismo tiene que hacer para mejorar y potenciar sus virtudes para lograr crecer profesional y personalmente. Para eso, uno necesita un ejercicio profundo de aceptación de realidades, aceptación de capacidades y puesta a punto objetiva sobre cómo afrontar el presente y el futuro. Hasta que uno mismo no sea capaz de aceptar sus limitaciones no verá la manera de potenciar sus virtudes.

 

El que mira de manera constante a su alrededor y poco hacia sí mismo, termina por creer cosas que no son y por vivir en una realidad paralela. Lo que se llama vivir en la negación en lugar de la aceptación. Pensar que uno es lo que no es, y pensar que los demás son algo que no se ajusta a la realidad.

 

 

En el trabajo es lo mismo que en la vida personal

El conocimiento de ti mismo te llevará a la seguridad, al control y al convencimiento de tus capacidades y lo que haya a tu alrededor será secundario. La autoestima y la seguridad en ti mismo está proporcionalmente relacionada con tu autoconocimiento y la aceptación de los hechos. Ahí es cuando desaparecerán frustraciones, envidias o miedos, y tu camino al éxito será cada vez más cercano.

 

Ese éxito puede ser de muchas maneras. No tiene un nombre concreto, ni una posición o desempeño definido. CEOs del Ibex solo hay 35, y entre tanto un mar de roles y perfiles alcanzables y que pueden cubrir plenamente tus expectativas. Por el camino, un sin fin de éxitos por conseguir y con los que sentirse completo, orgulloso y agradecido.

 

Hay historias de esfuerzo, superación y tesón mucho más interesantes de las que uno puede imaginar. Cada uno debe vivir la suya y entender como quiere manejarla y como quiere llegar a sus objetivos.

 

La apariencia no lo es todo. Son mucho más importantes la consideración, el respeto y la generación de necesidades. La consideración de tu entorno, el respeto de tus compañeros y clientes, además de la "dependencia" de otros sobre tus capacidades y tomas de decisiones. Aunque nadie es imprescindible, o eso dicen, si consigues esto, pasarás a ser más valioso para otros, que prescindible, y esto es lo que no se suele poder pagar con dinero. Poder llegar al final de tu día sintiéndote valioso y no prescindible; respetado y no desconsiderado; o escuchado y no ignorado; es algo maravilloso. Conozco gente con una posición aparentemente envidiable a la que no la escuchan y que pocos respetan. Esto también es frustrante y nada tiene que ver con el dinero.

 

En conclusión, enfócate en saber quién eres y que puedes aportar a tu entorno para luego poder utilizarlo. No todo vale, ni todos valen, pero si todos pueden estar satisfechos con lo conseguido si cada cual es consciente de sus posibilidades y de sus capacidades. Que tus retos sean alcanzables es básico.

 

El respeto no es del color del dinero, pero si huele a honestidad, a verdad y a conocimiento. Mi más sincero respeto a todos los profesionales que ayudan a tomar decisiones correctas, difíciles y comprometidas, con el valor de asumir responsabilidades. Cuando uno está ahí y juega en esa liga, ya ha alcanzado su propio éxito o está muy cercano a la consecución de sus objetivos.

 

En esta ocasión no citaré a ningún célebre para reforzar mi teoría sobre el éxito. Google es un océano de frases motivadoras sobre ello. Cerraré como titulé. Sé tú mismo, acéptate y acepta a los demás. Eso es éxito en estado puro.

 

¡¡Buena semana a todos!!

. Sé tú mismo, acéptate y acepta a los 
...