Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

13 Mayo 2021F16.52h

C

Los blogs de EjePrime

15 FEB 2021
F05.00h

Un simple punto de vista

Una simple opinión


Aunque es muy arriesgado hacer predicciones, hoy os planteo un punto de vista basado en experiencia y actualidad. Para el retail, la tercera ola marcará los tiempos del 2021. No hay que dejarse llevar por la euforia de la vacuna para analizar y proyectar el 2021 del real estate y el retail en particular. Está claro que el retail es, sin duda, junto con hoteles/ turismo a quien peor le ha sentado esta crisis sanitaria y ha hecho cuestionar muchas cosas que se pondrán negro sobre blanco en 2021 y 2022 . Habría que observar para un análisis aproximado que ha sucedido en el tercer y cuarto trimestre de 2020 en términos de operaciones cerradas o en curso y que podrán ser cerradas durante los primeros meses de este año, y, además, observar muy en profundidad que nos están demandando los retailers.


Entorno a esto, vemos tendencias de mercado sobre modelos de negocio, fórmulas de negociación, nuevos tipos de contratos, posturas cambiantes de las propiedades y sobre todo una clara confirmación de la supervivencia del high street. Pase lo que pase, aunque la piel de la calle, su textura y color puedan ser distintos en algunos casos, los modelos de negocio tradicionales del textil, complementos, cosméticos, tecnológicos o el deporte seguirán actuando y buscarán oportunidades en términos de renta y ayudas. No vemos a nadie haciendo "locuras" salvo contadas excepciones muy particulares, y el mercado de las reubicaciones se va a mantener latente en el high street aprovechando nuevos espacios y disponibilidad que antes no había en la calle, para probablemente en la mayoría de los casos, ir a rentas más contenidas y mejores localizaciones.


La optimización de los grandes carteras con cierres de tiendas y puntos de venta son un hecho y provocarán disponibilidad y oferta de producto en el mercado. Los bancos dejarán mucho espacio libre para ocupar en un medio-largo plazo, y cogerán otros más emblemáticos y experienciales, donde, además, se abrirán paso nuevos modelos de negocio más disruptivos, o, al menos, menos convencionales. Veremos acuerdos con flagship stores provocados por nuevas fórmulas de negociación y apostando en algunos casos por rentas variables o mayor capex de ayuda a las implantaciones, ajuste de superficies o escalados de renta. Las grandes operaciones no han desaparecido del high street y e F&B seguirá actuando y ocupando espacios frente a las limitaciones o complicaciones de la administración para hacerlo.


El F&B tiene un potencial inmenso de crecimiento y parte del mundo tiene los ojos puestos en ciudades como Madrid y Barcelona, pero necesitamos ofrecerles huecos, posibilidades y menos trabas urbanísticas. Aun así, el sector de los supermercados al alza y en proceso expansivo están compensando el declive del bancario. El high street dará parte de su espacio a espacios mixtos, hoteles con protagonismo en F&B, espacios experienciales y de branding generadores de vida y flujo de gente para las calles.


En general, sigue sonando el teléfono y las mesas de negociación están vivas, aunque hay mucho miedo e incertidumbre. Las decisiones serán más meditadas y los procesos más lentos, pero hay ganas y muchas empresas con capacidad de revertir la situación y hacer grandes cosas en cuanto se normalice la pandemia.


Si en el tercer y cuarto trimestre de 2021 puede preverse ese final del túnel en cuanto a contagios y esto genera confianza, habrá que trabajar con antelación y se verá mucha demanda solicitando información a mediados de año. Ello generá que la rueda empiece a moverse de nuevo en ese segundo trimestre y a crear un mercado ciertamente competitivo en el último tramo del año en algunos procesos que se lo puedan permitir por renta, ubicación y superficie.


El 2021 será un año transitorio y para retailers, ya que veo difícil que desde el lado de las propiedades antes del periodo del tercer y cuarto trimestre puedan presionar, por la gran bolsa de oferta de locales que hay actualmente, y puedan por tanto, tener capacidad de maximizar valores y acelerar procesos. Este es un mercado donde cada player tiene su momento y hoy las propiedades deben saber adaptarse a los cambios que vienen, escuchando las necesidades reales de quien tengan enfrente de la mesa y no dejando escapar oportunidades. 


Como conclusión para el retail y para el high street del 2021 y en adelante, apuntaría que mientras los retailers invierten en el online, los pure players del ecommerce invierten en el retail en calle en el mayor momento de eclosión y tendencia alcista del online. Esto me lleva a una conclusión basada en el sentido común: el consumidor lo quiere todo y el vendedor o proveedor de productos y servicios sabe que las sinergias, la omnicanalidad y el cara a cara suma y no resta. Es ahí, en el formato híbrido que marcará los próximos años del retail, donde el high street debe jugar, trabajar y adaptarse a esa nueva etapa y al cambio de modelo de negocio.

 

Poner en duda el high street, significaría poner en duda la forma de vida según la conocemos. Si hubiésemos querido o podido cambiar este modelo lo haríamos tras este año. Con tres olas de contagios y tantas vidas en el camino, el consumidor incluso a riesgo de contagio en muchas ocasiones, sigue queriendo interactuar, compartir, comprar y pasear, porque su esencia muchas veces marca más que las tendencias.

 

El real estate y el retail en particular se guían por la demanda del ser humano de cómo quiere vivir, trabajar, consumir y disfrutar. Ha quedado patente que el ser humano sigue queriendo pisar la calle, disfrutar y comprar en ella. Sólo debemos esperar a ganar confianza y saber ajustar o balancear el mercado en cuanto a oferta, demanda, rentas y valores para su supervivencia.

 

Sin ánimo de sentar cátedra, como diría Charles Chaplin: “todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más” han sido simplemente unas predicciones que no cambiarán el mundo, pero si podrán hacernos reflexionar y la reflexión es el paso anterior a una idea con sentido. Paso a paso...

 

 

...