Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

25 Abr 201923:42

n
;Menu
h Empresa

Altamira ficha en Ten Brinke y completa el equipo directivo de Singularity

La compañía cierra el equipo de Altamira Singularity con el fichaje de Francisco Salinas Gausinet, responsable de activos residenciales de Ten Brinke desde 2017.

27 Feb 2019 — 05:00
Roger Arnau
Compartir
Me interesa

Altamira ficha en Ten Brinke y completa el equipo directivo de su marca de activos singulares

 

 

Altamira cierra el equipo directivo de Singularity, su marca de promoción de obra nueva. La servicer inmobiliaria lanzó en octubre esta nueva línea de negocio y ahora, tras sus primeros meses de actividad, ha completado el equipo que liderará la nueva apuesta de Altamira por la obra nueva, un equipo que se marca como objetivo cerrar 2019 con una cartera de 2.000 viviendas.

 

La dirección de Singularity estará capitaneada por Ana Belén Fernández Carballido, que se incorporó en la Altamira en abril de 2016. Fernández Carballido, después de dos años como directora de cuentas de Sareb en la zona de levante, ahora asume la dirección de Singularity. Fernández Carballido llegó a Altamira tras ejercer como directora de la división internacional de Solvia, entre 2014 y 2016, y como directora de ventas internacionales de Polaris World, entre 2009 y 2014.

 

La última incorporación, con la que se ha cerrado el equipo directivo de Singularity, ha sido la de Francisco Salinas Gausinet que acaba de fichar como coordinador de promociones. Salinas proviene de grupo holandés Ten Brinke, donde era responsable de activos residenciales desde junio de 2017. Anteriormente había trabajado en Engel&Volkers, entre 2013 y 2016, como responsable de alquileres y consultor de ventas, y en Viventta, como assessor inmobiliario, entre 2009 y 2012.

 

 

 

 

Los delegados de negocio en las regiones central y de levante serán Gonzalo Márquez y Iván Aragonés, respectivamente. Aragonés forma parte de la plantilla de Altamira desde 2015, mientras que Márquez fichó por la compañía en verano procedente de Avintia, donde fue director comercial entre 2016 y 2018. Márquez también ha trabajado en Lafer Gestión, Promhogar, Sonae Sierra, Ferrovial y Savills Aguirre Newman.

 

El equipo de Singularity lo completan Tatiana Barreu Allué, como directora de márketing, y Belén Espino y Carolina Chacón, como directoras de producto, y Joaquín Onsés, como responsable de reporting financiero. Los cuatro se han incorporado a Altamira durante los últimos meses coincidiendo con el nacimiento de Singularity.

 

El lanzamiento de la marca, tal y como han explicado fuentes de la compañía a EjePrime, “se enmarca en la estrategia de crecimiento orgánico de Altamira Asset Management”. Según la servicer, han aprovechado su experiencia para crear un “equipo especializado en toda la cadena de valor para ofrecer a promotores e inversores un servicio personalizado, integrado y diferencial”.

 

 

 

 

El cliente de Singularity es un promotor o un inversor que quiere levantar un activo. Altamira, a través de su marca de activos singulares, asume y gestiona de forma integral de todo el proceso, desde la construcción a la comercialización del activo. Altamira Singularity ya cuenta con una cartera de 604 activos, duplicando los 300 activos disponibles a finales de 2018. El objetivo que se marca la compañía es cerrar el año con una cartera de 2.000 viviendas singulares.

 

Singularity es un paso más de la transformación de la compañía que, en su estrategia de crecimiento, al margen de la nueva marca de desarrollo y gestión de activos singulares, también ha ampliado su actividad al asesoramiento. Altamira fue creada por Santander como servicer inmobiliario para gestionar sus activos tóxicos. Actualmente la empresa gestiona, entre otros, activos del banco y de Sareb, y opera en España, Portugal, Chipre y Grecia, con una cartera de activos inmobiliarios y financieros bajo gestión valorada en 54.000 millones de euros.

 

En el área inmobiliaria, Altamira tiene una oferta de más de 82.000 inmuebles en España y presta servicio de asesoramiento a más de 50 carteras de inversión, con un valor de 38.000 millones de euros, según los últimos datos disponibles de la compañía. También dispone de más de 10.000 viviendas en alquiler y tres millones de metros cuadrados en activos terciarios. 

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...