Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

28 Noviembre 2021F06.21h

C

Empresa

Publicidad
Por EjePrime
10 Nov 2021
F09.00h

El valor de los edificios inteligentes, el nuevo ‘must’ del real estate

Las principales gestoras internacionales ya han empezado a certificar sus activos inmobiliarios como edificios inteligentes. Compañías como WiredScore, especializada en tecnología y conectividad digital dentro de hogares y oficinas, les guían por el camino hacia la optimización de recursos.

 

Edificios que producen su propia energía u oficinas en las que sus usuarios pueden controlar de forma eficiente la luz o temperatura de su entorno de trabajo. La conectividad al Internet of Things permite explorar nuevos caminos para el sector inmobiliario, creando así valor para sus clientes. Si bien uno de los principales valores del mercado del real estate siempre han sido las localizaciones, en un futuro inmediato, cobrará relevancia la inteligencia del edificio y, sobre todo cómo se use esta para mejorar sus relaciones con los clientes y reforzar la participación y vínculo con los arrendatarios. Conectividad en todos los sentidos, así lo sentencia el artículo Edificios Inteligentes - Cómo ayuda el Internet de las Cosas a la industria del Real Estate de la consultora Deloitte.

 

Un edificio inteligente aporta el valor de satisfacer de manera automatizada y controlada, así como de forma no presencial, diferentes necesidades de seguridad, eficiencia, confort y mantenimiento. Al aplicar nuevas tecnologías de la información y sistemas de automatización conectados, los nuevos proyectos constructivos pueden incluir no sólo prestaciones de entretenimiento y ocio, también formación, monitorización sanitaria, domotización de tareas del hogar y, por supuesto y con más demanda, gestión energética eficiente y apoyo para la actividad laboral en remoto.

 

La tendencia de los edificios inteligentes es valorada por propietarios e inversores a la vez que por los propios consumidores. Según datos del estudio publicado por la compañía especializada en certificación de smart buildings WiredScore, la irrupción del Covid-19 en el ámbito laboral ha cambiado las prioridades del lugar de trabajo para sus usuarios. Concretamente, el 80% de los empleados ratifican la importancia de trabajar en oficinas con tecnología avanzada. Además, después de un año con poca interacción social entre compañeros, el 33% de los encuestados por el estudio de WiredScore comunicaron que les motiva el espíritu de comunidad que crea un edificio conectado, gracias a todos los servicios que puede ofrecer. Por supuesto, la sostenibilidad y eficiencia del edificio también es un factor a tener en cuenta. Así, el 63% de los panelistas dijeron que trabajar en un edificio sostenible es muy importante para ellos, con un 18% alegando que no trabajarían en unas oficinas que no fueran responsables con el medio ambiente.

 

Requerimientos para que un edificio sea considerado inteligente


Conseguir que un edificio sea considerado un smart building  pasa por cumplir una serie de requisitos. El sector del real estate necesita un estándar global para crear y medir la eficiencia de sus activos. Según WiredScore, la filosofía detrás de la concepción de un edificio inteligente tiene que ser “poner al usuario primero”, detectar qué quiere y qué necesita para facilitar su vida y fomentar su productividad. Para ello, es preciso contar con la tecnología más potente y novedosa  y así garantizar una excelente user experience. Asimismo, hay que considerar como usuario a cualquier persona que saque algún beneficio del espacio. No solamente los trabajadores de una oficina, también visitantes, gestores del edificio, operadores, propietarios e inversores.

 

 

 

Un smart building, tendrá que generar, por lo menos, cuatro resultados. El primero; brindar una experiencia inspiradora, atractiva y agradable, con servicios flexibles y personalizados. Por supuesto, la sostenibilidad debe formar parte de la definición de un edificio inteligente, por lo que reducir la huella de carbono utilizando la tecnología necesaria para conseguir su eficiencia energética es otro básico.

En tercer lugar, al optimizar el rendimiento del inmueble se obtendrá la eficiencia de costes necesaria para certificar un edificio como inteligente. Por último, un smart building debe ser capaz de adaptarse al futuro que está por venir, es decir, a las nuevas demandas de los consumidores.

 

La certificación como creadora de valor

En esta empresa, gestoras, promotoras y constructora pueden contar con compañías como WiredScore, no sólo como consultora a la hora de diseñar un edificio inteligente, sino por haber creado el estándar global de certificación digital para los smart buildings.

La multinacional desembarcó en la península ibérica en mayo de 2021, aunque se trata de una compañía ya reconocida a nivel internacional. Especialmente, después de certificar edificios como el Empire State Building en Nueva York o The Shard en Londres.

 

Desde que arrancara en 2013 en asociación el alcalde Bloomberg y la ciudad de Nueva York, WiredScore ya ha certificado edificios pertenecientes a la cartera de activos de gestoras multinacionales como Blackstone, Patrizia y Lendlease, más de 60.000 millones de metros cuadrados, en conjunto. Actualmente, en Europa están trabajando con compañías como Allianz Real Estate, Benson Elliot, Dapire, Europa Capital, GMP Group, Hines, Merlin Properties, Meridia Capital, Partners Group y Rivoli AM y se encuentran en proceso de certificación de 34 edificios.

 

 

Entre las certificaciones de la proptech se encuentran WiredScore y SmartScore. La primera certifica en función del nivel de conectividad digital de un edificio con una serie de categorías propias: WiredScore Certified, WiredScore Silver, WiredScore Gold y WiredScore Platinum, según la capacidad tecnológica del inmueble. SmartScore, por su parte, es una certificación más joven que identifica las cualidades y herramientas requeridas para constituir un edificio inteligente. Ambas certificaciones están ideadas para que la propiedad pueda comunicar la conectividad del edificio como un activo de alto valor para quienes trabajen o vivan allí, lo que, por supuesto impactará en el precio del inmueble.

 

Otro servicio con el que cuenta la multinacional, y de la cual ahora también pueden disfrutar los inversores en España, es su programa de certificadores acreditados AP (Accredited Professionals), diseñado para profesionales que trabajan con promotores y propietarios del sector inmobiliario comercial. Grandes consultoras del sector como Deerns, Cushman & Wakefield, CBRE, Savills-Aguirre, WSP y Arup ya han empezado a acreditar a sus profesionales como certificadores. Concretamente, Raúl Calvo Escamilla, director de technical property en Savills-Aguirre Newman opina que “Es absolutamente necesario estar a la vanguardia en las necesidades del mercado, conocer bien los ratings actuales de conectividad en los edificios a nivel internacional y ofrecer la posibilidad a nuestros clientes de certificar sus activos”.

 

 

Ahora la mirada de WiredScore está en el mercado inmobiliario español debido a su alto potencial como sector donde invertir en la actualidad. William Newton, presidente de WiredScore comunicó, con motivo de su expansión europea, “Nuestra misión es hacer que los edificios del mundo sean más inteligentes y mejor conectados, para permitir un futuro más colaborativo, innovador y dinámico. Es por eso que estoy encantado de lanzar WiredScore en España y Portugal con el compromiso de 13 propietarios y promotores."

 

La compañía, además, está desarrollando un fórum virtual en el que se discutirán las claves para que el sector del real estate permanezca como un negocio relevante en la era tecnológica. El evento digital tendrá lugar el próximo 23 de noviembre de 10.00h a 12.30h (hora española) y contará con la participación de su fundador y consejero delegado, Arie Barendrecht, y con la de Sanjaya Ranasinghe, director técnico en la proptech.

 

El fórum que lleva por título ‘Live. Work. Connect. The WiredScore Future Forum.’ planteará los paneles de discusión Cómo puede el real estate adaptarse a la nueva tendencia del trabajo híbrido y El futuro del horizonte digital: implicaciones sociales, económicas e infraestructurales. A pesar de ser digital, al finalizar se dejará un espacio para el networking entre sus oyentes.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...