Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

27 Septiembre 2022F18.49h

C

Mercado

Por Abel Pujol
08 Jul 2022
F04.56h

El legado de Boris Johnson en el ‘real estate’: precios de la vivienda en máximos

El índice Halifax, que mide la evolución del precio de la vivienda en el país británico, repuntó un 13% en junio, su registro más alto desde febrero de 2005, según los datos publicados ayer por el Bank of Scotland.

El legado de Boris Johnson en el ‘real estate’: precios de la vivienda en máximos

 

 

Boris Johnson dimite, el precio de la vivienda en el Reino Unido no. El anuncio ayer del adiós del primer ministro británico, Boris Johnson, añade más inestabilidad a un mercado inmobiliario marcado por la escalada de precios, con repuntes históricos.

 

El índice Halifax anotó un incremento del 13% en junio, su registro más alto desde febrero de 2005, y acumula cinco meses consecutivos con repuntes interanuales por encima del 10%. Por lo tanto, a diferencia de España, el encarecimiento del parque residencial británico se ha situado repetidamente por encima de los registros de inflación, que en Reino Unido alcanzó el 9,1% el pasado junio.

 

Según Halifax, una ‘vivienda típica’ en Reino Unido cuesta actualmente alrededor de las 294.845 libras. Irlanda del Norte sigue anotando el mayor incremento anual del precio de la vivienda, con un aumento del 15,2% (un precio medio de 187.833 libras). Gales le sigue de cerca, con un repunte anual del 14,3%, con un precio medio de 219.281 libras.

 

En Escocia, con un incremento del 9,9%, una residencia cuesta de media de 201.549 libras, superando las 200.000 libras por primera vez en la historia. En Londres, el incremento registrado es inferior al general, del 7,1%, con un precio medio de 547.031 libras, pero sigue siendo la zona del país con el mayor precio de la vivienda.

 

El índice Royal Institution of Chartered Surveyors (Rics) también mide la variación de precios de viviendas en el Reino Unido. Una lectura del Rics por encima de 0% significa que más profesionales del sector reportan aumentos de precios, por lo tanto, es un indicador importante de inflación de la vivienda. El índice Rics de junio alcanzó el 73%, situándose en registros de finales de los ochenta.

 

 

 

 

Este repunte exponencial de los precios de la vivienda en Reino Unido no se explicaría sin la política de desgravación fiscal en la compra de casas impulsada por el Ejecutivo conservador de David Cameron en 2013. Bajo el nombre Help to Buy, el Gobierno británico lanzó hace nueve años un programa para incentivar la adquisición de primeras viviendas entre sus ciudadanos.

 

El ministro de finanzas de entonces, George Osborne, presentó la medida como “la mayor intervención del gobierno en el mercado de la vivienda desde el Right to Buy”. El Right to buy empezó a funcionar en 1980 y aún sigue vigente en Inglaterra (Escocia y Gales la abolieron durante la última década); fue una de las primeras políticas del gobierno de Margaret Thatcher y permite a los inquilinos de viviendas de alquiler social poder comprar la residencia con un descuento importante.

 

Por su lado, Help to buy, programa que el Gobierno de Boris Johnson prorrogó como mínimo hasta 2023, permite financiar hasta el 95% del precio de la compra con un aval parcial del Estado. Así, el comprador sólo tiene que aportar el 5% y, por tanto, no necesita tener ahorros previos para comprar una casa. El gobierno complementa la hipoteca con préstamos con garantía hipotecaria hasta el 20% del valor de la vivienda (40% en Londres), que son préstamos sin intereses durante los primeros cinco años.

 

 

 

 

Tanto el Help to buy como el Right to buy, que se reformuló en 2005, han impactado en el auge del precio de la vivienda en los últimos años, pero ha sido a raíz del estallido de la pandemia cuando el encarecimiento del residencial se ha hecho más latente.

 

En marzo de 2020, el precio de la vivienda se incrementó un 2,8% interanual según el índice Halifax, pero a partir de entonces el registro fue escalando a marchas forzadas. En diciembre del mismo año, el incremento interanual del precio residencial ya alcanzaba el 7,6%, para repuntar hasta el 9,5% en junio de 2021. Durante los meses de verano el índice desaceleró, pero en septiembre volvió a tomar velocidad de crucero hasta alcanzar el repunte del 13% interanual publicado ayer por el Bank of Scotland.   

 

Boris Johnson anunció ayer que dimitía como primer ministro británico. Se marcha sin haber resuelto el problema de acceso a la vivienda para grandes capas, un legado que compartirá con la mayoría de sus antecesores en el cargo.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

EjePrime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...