Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

23 Ago 201913:54

n
;Menu
Publicidad
h Mercado

La mujer reclama su sitio en el ‘real estate’ español: copa sólo un 17% de los consejos de las socimis

Las mujeres continúan teniendo una representación reducida en los órganos de gestión y cúpulas directivas de las empresas. Merlin, Lar, Colonial, Axiare o Hispania no aprueba frente a Europa en paridad en sus cúpulas.

08 Mar 2018 — 04:40
C. Pareja
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

La mujer reclama su sitio en el ‘real estate’ español: copa sólo un 17% de los consejos de las socimis

 

 

La mujer no encuentra su sitio en el negocio inmobiliario español. Sólo un 17% de las posiciones en los máximos órganos de decisión de las socimis en España  están ocupadas por mujeres. Las principales players de este negocio, empresas como Merlin, Colonial, Hispania o Lar, cuentan, como máximo, con cinco mujeres en consejos formados por más de quince personas. No obstante, el poder femenino se abre paso poco a poco en este negocio: el peso relativo de las mujeres en los consejos de las empresas inmobiliarias, desde socimis hasta fondos de inversión, pasando por promotoras, aumentó en 2017 del 19,8% a un 20,3%.

 

De Carmina Ganyet, de Colonial, a Concha Osácar, de Hispania, pocas son las mujeres que manejan las cuerdas del real estate español. Si bien el saber hacer femenino se está imponiendo en los consejos y en las cúpulas de las principales socimis de España, son sólo unas pocas las mujeres llegan a los mandos directivos de las empresas de este negocio. Entre ellas también se encuentran Inés Arellano, única mujer en el organigrama directivo de Merlin, o Angels Arderiu y Nuria Oferil, que acompañan a Ganyet en el día a día de Colonial.

 

Según un informe elaborado por la asociación Women in Real Estate Spain, 2016 fue el año récord en la afiliación femenina, consolidándose su participación en el mercado de trabajo en términos de actividad y empleo, reduciéndose paralelamente su nivel de desempleo.

 

 

 

 

No obstante, los datos siguen lejos de la paridad. En 2017, un 22% de las empresas españolas inmobiliarias (cotizadas o no) no contaba con ninguna mujer en plantilla, frente a un 32% contabilizado en 2012. Lo mismo sucede en los consejos del Ibex 35, donde en 2017, sólo 92 de los asientos estaban ocupados por mujeres, frente los 66 de 2012.

 

El estudio también hace una comparación con empresas inmobiliarias internacionales, donde la mujer cuenta con mayor protagonismo. En Unibail-Rodamco, de un consejo formado por nueve personas, cuatro son mujeres, mientras que en Gecina el número es similar (de diez consejeros, cuatro son mujeres). En total, el 35% de los consejeros en las inmobiliarias europeas son mujeres, una cifra que queda lejos del 17% español de empresas de real estate que cotizan en el mercado de valores.

 

 

 

Mujeres en las socimis españolas

La principal socimi de España por beneficio y valor de sus activos, Merlin, cuenta con cinco mujeres en su consejo de administración. Las féminas sólo ocupan un 33% de posiciones en el máximo órgano de administración de la compañía. Pese a ello, es la empresa que más protagonismo da a la mujer en este órgano. Entre ellas figura María Luisa Jordá, que ha ocupado puestos como el de directora de auditoría interna de empresas como SOS Corporación Alimentaria (ahora Deoleo) o Metrovacesa, o el de directora económico-financiera en Testa (anteriormente Prima Inmobiliaria) y Grupo Ayco (la antigua Inmobiliaria Alcázar).

 

En el consejo la acompañan Ana García Grau, que ha ocupado puestos directivos en compañías como McKinsey, Goldman Sachs o la máxima dirección de Yellhibu en España; Francisca Ortega, que también es consejera de Metrovacesa; Pilar Cavero, que ha trabajado para grupos como Cuatrecasas o Testa (donde fue miembro del consejo de administración), y, por último, Mónica Martín de Vidales, socia del despacho Garrigues y especializada en derecho mercantil.

 

En la cúpula directiva de Merlin sólo hay una mujer, Inés Arellano. La ejecutiva cuenta con una larga experiencia como profesional del sector inmobiliario. Ha trabajado para Morgan Stanley, liderando su área de real estate, así como las inversiones en activos inmobiliarios, e intermediando operaciones de fusiones, adquisiciones y salidas a bolsa.

 

 

 

 

Colonial es una de las compañías del sector que mayor representación femenina tiene en su cúpula directiva. Si bien en su consejo de administración suspende (sólo hay una mujer frente a diez consejeros hombre), en los mandos de decisión se pueden contar tres directivas, frente a cinco directivos.

 

Ellas son Carmina Ganyet, Angels Arderiu y Nuria Oferil. Ganyet es la directora general corporativa de la socimi desde enero de 2009. Ganyet inició su trayectoria profesional en 1991, cuando ingresó en la firma de auditoría Arthur Andersen en Barcelona, especializándose en auditoría del sector financiero. En 1995 entró a formar parte de La Caixa como responsable de control de gestión del grupo Caixa Holding (actual Criteria).

 

En 2000, fue nombrada directora del área operativa y financiera de Colonial y en 2009 pasó a desempeñar su actual cargo en la inmobiliaria. Actualmente, Ganyet es también miembro del consejo de administración de Société Foncière Lyonnaise.

 

Angels Arderiu es directora financiera de Colonial, donde se incorporó a finales de los noventa como responsable de contabilidad, ascendiendo diez años después a su cargo actual. Nuria Oferil, por su parte, es directora de asesoría jurídica de la socimi.

 

 

 

Hispania repite el caso de Colonial. Con una única mujer en su máximo órgano de gestión, puesto ocupado por Concha Osácar, en la cúpula directiva de la socimi sí que hay representación femenina. Empezando por Osácar, entre sus cargos se encuentran el de socia directora de Azora, sociedad especializada en la gestión de productos de inversión institucional nacional e internacional con un volumen de inversión de 3.000 millones de euros bajo gestión. Además, Osácar es miembro del máximo órgano de decisión y de la comisión de Lazora y Azora Europa.

 

Tras los pasos de Osácar en Hispania están Cristina García-Peri, directora general de activos inmobiliarios y miembro del consejo de Evo Banco (banca comercial) y presidenta de Plan Internacional España; Mónica Garay, directora de inversiones del segmento de residencias de estudiantes en Azora, e Isabel Troya, directora de relación con inversores.

 

 

 

Lar y Axiare, casi sin representación femenina

Aún queda mucho trabajo por hacer en algunas compañías del sector. Es el caso de Lar y Axiare, que si bien sí que cuentan con directivas en su cúpula, no hay apenas rastro de poder femenino en sus consejos de administración. Mientras que la primera tiene un consejo formado por seis integrantes, hombres en todos los casos, la segunda lo completan cinco y sólo hay una mujer.

 

Axiare, por su parte, cuenta con un equipo gestor formado por ocho miembros, de los cuales tres son mujeres. Chony Martín es directora general de la socimi. La ejecutiva tiene una dilatada experiencia tras veinte años en el sector inmobiliario. Antes de su incorporación a Axiare Patrimonio, trabajó como directora financiera en Redevco, inmobiliaria holandesa que gestiona 7.000 millones de euros de cartera en Europa. Anteriormente, formó parte de Testa Inmuebles en Renta y Prima Inmobiliaria, volviendo ahora de nuevo a formar parte del equipo de Luis López de Herrera-Oria.

 

 

 

 

Debora Santamaría, por su parte, es directora financiera de Axiare. Santamaría cuenta con más de quince años de experiencia en el sector inmobiliario desde el ámbito de la auditoría y consultoría. Inició su carrera en Kpmg, donde auditó a grandes grupos cotizados como Iberdrola Inmobiliaria, Alza Real Estate, Metrovacesa y Acciona, entre otros.

 

Carmen Boyero-Klossner completa la representación de mujeres en la cúpula de Axiare. La ejecutiva es directora de relación con el inversor, aunque cuenta con más de 16 años de experiencia profesional internacional en banca de inversión y en áreas de desarrollo corporativo. Antes de su incorporación a Axiare Patrimonio, trabajó en Londres, en Lehman Brothers, y luego en Nomura, como analista financiera senior.

 

En el caso de Lar, la socimi está liderada por cuatro directivos, de los cuales solo una es mujer. Susana Guerrero es directora jurídica de la socimi de Grupo Lar desde 2014. La directiva, licenciada en Derecho, pasó nueve años en el despacho de abogados Uría Menéndez antes de incorporarse al grupo inmobiliario.

Me interesa
Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...