Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

25 Septiembre 2021F21.40h

C

Mercado

Por Marta Tamayo
26 Jul 2021
F04.55h
Relacionados

Desarrollo vs. patrimonio: Liverpool opta por la sangre nueva y pierde el reconocimiento de la Unesco

Los nuevos desarrollos urbanísticos de la ciudad portuaria han hecho que la organización la tache de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

Desarrollo vs. patrimonio: Liverpool opta por la sangre nueva y pierde el reconocimiento de la Unesco

 

 

Liverpool apuesta por lo nuevo. Tras diecisiete años, la ciudad ha sido despojada de su estatus de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Así lo decidió el organismo en su última reunión en China, donde, mediante voto secreto, se decidió que la urbe inglesa se uniera a Dresden y Omán, las únicas ciudades que han sido tachadas de la lista desde su creación.

 

La decisión no ha pillado por sorpresa a la ciudad. La Unesco ya había advertido a la ciudad de que su presencia en la lista estaba en peligro y en 2012 fue incluida en la lista de patrimonio en peligro debido a los desarrollos que se estaban haciendo en el puerto. Aunque ha sido el complejo Liverpool Waters, dos torres con una inversión de 5.500 millones de libras frente al mar, lo que ha hecho que el comité termine de decidirse.

 

 

 

El área de la ciudad británica que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad hace 17 años es el llamado puerto marítimo mercantil. La zona, que ahora ha perdido su estatus, se extendía en seis sectores del centro histórico y la zona portuaria de la ciudad, y la organización señalaba que se trataba de uno de los centros más importantes del comercio marítimo mundial en los siglos XVII y XIX.

 

Promovido por Peel Group, el rascacielos ya había inquietado a la organización, que acabó por alertar a la ciudad directamente, señalando que si aprobaban el planteamiento era muy probable que perdiera su estatus de Patrimonio de la Humanidad. El Ayuntamiento hizo oídos sordos a las quejas de la Unesco y dio luz verde al proyecto.

 

 

Ante la decisión final, la alcaldesa de la ciudad, Joanne Anderson, señaló que Liverpool había invertido 700 millones de libras en mantener el patrimonio histórico de la ciudad, y que la Unesco no visitaba el puerto desde 2011. “Está claro que la Unesco no quiere ver, oír, o conversar”, sentenció la política a través de un post en redes sociales. Stave Rotheram, metro mayor de la ciudad, afirmó que, con su actitud, el organismo de las Naciones Unidas “corre el riesgo de volverse irrelevante”. Aun así, el consistorio ha anunciado que intentará recurrir la decisión, que deja a la ciudad sin los fondos de mantenimiento.

 

Pero el rascacielos de Peel Group no ha sido el único desarrollo que ha señalado la Unesco. El nuevo estadio del Everton ha obtenido los permisos necesarios y se construirá cerca del río Mersey, en el muelle de Bramley-Moore. El estadio contará con una capacidad para 52.000 personas, con una inversión de 500 millones de libras.

 

 

 

Desarrollos que amenazan el patrimonio histórico

La ciudad alemana de Dresden ya fue despojada de su estatus de patrimonio de la humanidad en 2009, tras la construcción de un puente, y Viene está en el punto de mira porque está barajando la construcción de un rascacielos que entorpece las vistas de la catedral.

 

Estos motivos están recogidos en la lista de la organización, donde detalla catorce motivos por los que un territorio puede ver amenazada su integridad. Uno de ellos es la construcción y el desarrollo, en lo que enumera ejemplos que entrarían en la categoría como la construcción de rascacielos, de grandes centros comerciales o cambios en el skyline.

 

Más allá de las nuevas construcciones, hay otros factores que pueden hacer perder atractivo y valor a la ciudad: el desarrollo de infraestructuras como carreteras, aparcamientos o aeropuertos; la contaminación; un uso de los edificios que provoque su deterioro, o los cambios en el clima.

 

De Bolivia a Australia: 52 lugares más en riesgo

En su historia, la Unesco sólo ha borrado tres ciudades de la lista del patrimonio de la humanidad, pero ha señalado 52 espacios protegidos que corren el riesgo de llevar el mismo camino. Uno de ellos es la ciudad del Potosí, en Bolivia, que comprende las antiguas instalaciones industriales de Cerro Rico y el barrio colonial con la Casa de la Moneda, la iglesia de San Lorenzo y varias villas. Aunque el deterioro de la zona debido a su actividad minera preocupa a la organización.

 

Otra de las zonas que recientemente ha sido añadida a la lista es la Gran Barrera de Coral de Australia, dos tercios de los cuales se han visto amenazados por el bloqueo de los corales causado por el aumento de la temperatura del mar debido al cambio climático.

 

Otro de los puntos que corren el riesgo de dejar de recibir los fondos de la ONU para la conservación son Panamá, por las fortificaciones del puerto debido a una falta de mantenimiento y el crecimiento urbanístico o el Parque Nacional de Everglades en Florida (Estados Unidos).

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...