Powered by
Hispalyt

Pedro Rognoni (Hispalyt): “promotoras y constructoras deben fijarse en el ladrillo cerámico como la solución más completa”

El directivo insta a las compañías del sector a velar por la seguridad, la durabilidad y la eficiencia energética de este material, que “forma parte del patrimonio arquitectónico español”

Pedro Rognoni (Hispalyt): “promotoras y constructoras deben fijarse en el ladrillo cerámico como la solución más completa”
Pedro Rognoni (Hispalyt): “promotoras y constructoras deben fijarse en el ladrillo cerámico como la solución más completa”

EjePrime content

28 jun 2024 - 15:55

La calidad, la seguridad y la sostenibilidad se han convertido en tres aspectos clave en la lista de prioridades de las personas que buscan un nuevo hogar. Por ello, las promotoras y las constructoras encargadas de desarrollar proyectos deben elegir materiales que cumplan con las exigencias de sus potenciales clientes. Aunque el abanico de opciones es amplísimo, es crucial conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de las posibilidades.

 

Los cementos, los yesos, la piedra y la madera han sido opciones de uso muy extendido en el sector de la construcción, pero el ladrillo cerámico se posiciona como uno de los más seguros, sostenibles y duraderos, una opción a tener en cuenta para las empresas del sector.

 

 “El ladrillo cerámico viene respondiendo a los retos del sector de la construcción desde hace milenios, siempre ofreciendo la mejor solución”, asegura Pedro Rognoni, presidente de Hispalyt, Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida. El directivo, además, destaca el potencial del material de incrementar el valor de los proyectos de construcción.

 

 

foto1

 

 

En un mundo tan cambiante, surgen constantemente nuevos retos que provocan virajes en las estrategias de los principales actores de la construcción. Ante el foco en desafíos como la industrialización, “la innovación de los fabricantes españoles de ladrillo cerámico ha permitido desarrollar numerosas soluciones para una construcción industrializada”, desarrolla el presidente de Hispalyt. “Respecto a los retos de sostenibilidad y eficiencia energética, el rendimiento del material está más que demostrado”, continúa.

 

 

 

 

Además de los retos globales de la construcción, Rognoni propone también diversos desafíos enfocados únicamente a los fabricantes españoles de ladrillo cerámico. En primer lugar, asegura que “en Hispalyt creemos en el ladrillo cerámico como patrimonio arquitectónico de nuestro país, y es una lástima presenciar cómo poco a poco está desapareciendo de los barrios”.

 

El directivo traslada estos objetivos a arquitectos y promotoras inmobiliarias: “son ellos quienes tienen en su mano la protección del patrimonio arquitectónico español, y quien debe ejecutar proyectos sostenibles, seguros y con una larga vida”, asevera.

 

Aunque en ocasiones puede ser tentador dar prioridad a materiales que están de moda, estos pueden quedar desintegrados de su entorno, ofrecer menos durabilidad y, sobre todo, ser menos seguros. Los productos cerámicos, por el contrario, “tienen la mejor categoría de reacción al fuego, no son combustibles, y en caso de incendio no contribuyen al mismo, no produciendo llamas, ni humos, ni gases tóxicos”, manifiesta Rognoni.

 

 

foto3

 

 

Aunque el Código Técnico de la Edificación (CTE) es más exigente que nunca en cuestiones como la eficiencia energética o el aislamiento acústico, no actualiza la normativa de protección frente incendios en paredes interiores desde hace más de 25 años. “La normativa actual continúa permitiendo las paredes interiores que desaparecieron por completo en el incendio de Campanar. Por esta razón demandamos a las autoridades aumentar las exigencias pidiendo una resistencia al fuego de 120 minutos (EI 120) para paredes separadoras, doblando el EI 60 que se exige ahora, y cierto valor EI para tabiques, ya que actualmente no se les requiere ninguna prestación frente a incendios, estimando que las soluciones constructivas que se queden fuera de esta propuesta son poco seguras.”, aclara.

 

El presidente de Hispalyt insta a arquitectos, promotores inmobiliarios y constructoras a “girar la vista hacia el ladrillo cerámico como la solución más completa por su rendimiento acústico y térmico, su durabilidad, su menor coste y su eficiencia energética, demostrable con Declaraciones Ambientales de Producto (DAP) y certificados”.