Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

18 Enero 2022F00.02h

C

Mercado

Por C. Pareja
01 Feb 2017
F05.00h

La inversión inmobiliaria se enfría en 2016, pero continúa por encima de los niveles de la crisis

Los expertos del negocio atribuyen este retroceso a la situación política, que dejó a España cerca de diez meses sin gobierno, pero sobre todo a la falta de producto a la venta.

A pesar de comenzar con unas previsiones más bien pesimistas, 2016 no ha sido tan malo para la inversión inmobiliaria. El pasado ejercicio, la inversión en activos terciarios (un negocio compuesto por oficinas, retail, hoteles y logística) fue de 8.561 millones de euros, un 9% menos que en 2015. No obstante, y aunque el sector se haya enfriado, los niveles de inversión están por encima de los de 2008.

 

En los últimos diez años, la inversión ha tocado techo, pero también suelo. En 2007, el negocio inmobiliario captó 11.570 millones de euros en inversión en el sector terciario. Una cifra que en los cinco años siguientes fue encogiéndose: en 2008 se situó en 7.560 millones de euros; en 2009, la inversión en este negocio fue de 4.190 millones de euros, mientras que en 2010 fue de 3.260 millones de euros.

 

En 2012, la inversión inmobiliaria en España tocó fondo, al captar sólo 2.150 millones de euros. Tras rozar mínimos, el negocio volvió a subir y se recuperó. Después de un tímido repunte en 2013, con una inversión de 3.760 millones de euros, en 2014 llegó el gran año para el real estate en el mercado español, con una inversión de 9.150 millones de euros. El pasado año se marcó un nuevo récord, al captar 9.430 millones de euros, la mejor cifra desde 2007.

 

 

 

 

 

Los expertos del negocio atribuyen este retroceso a la situación política, que dejaró a España cerca de diez meses sin gobierno, pero sobre todo a la falta de producto a la venta, que han llevado a esta reducción en el volumen total del negocio. Oficinas y retail se han mantenido como los principales sectores de inversión.

 

 

El sector de las oficinas registró una inversión de 2.844 millones de euros, algo que confirma el creciente interés por el mercado de oficinas en España, según se desprende del Market Tracker elaborado por la consultora Catella. “Madrid podría relevar a Londres como el nuevo centro financiero de Europa tras el Brexit”, según la consultora.

 

Entre las principales transacciones realizadas en 2016 se encuentran la compra de Torre Cepsa por parte de Pontegadea, vehículo de inversión de Amancio Ortega, dueño de Inditex, por 490 millones de euros. “No obstante hay un exceso de capital pendiente de ser invertido, ya que tanto en Madrid como en Barcelona no hay activos de calidad”, se desprende del estudio. La crisis económica llevó a falta de inversión, por lo que los propietarios se están centrando en la actualidad en la rehabilitación. Así, los

edificios Castellana 79, Castellana 81 y Torre Europa están actualmente en reforma.

 

El retail también fue uno de los negocios estrella de la inversión inmobiliaria el pasado año, captando 2.808 millones de euros, el 33,3% del total. La recuperación económica, junto con el auge del turismo (75 millones de visitantes internacionales  en 2016) está teniendo un impacto positivo en el mercado de retail.

 

 

Uno de los negocios más suculentos para la inversión en España son los centros comerciales y los locales en las principales arterias comerciales de Madrid y Barcelona. La compra de  del centro comercial Diagonal Mar por parte de Deutsche Bank por 495 millones de euros fue la operación más destacada del año.

 

La logística, en cambio, se sitúa lejos de retail y oficinas en cuanto a nivel de inversión. El sector industrial aglutinó una inversión de 754 millones de euros, un 9% del total. “La endémica baja disponibilidad de activos prime continuará dificultando el cierre de transacciones -se desprende del estudio-; en la actualidad, la rentabilidad en ubicaciones prime de Madrid y Barcelona se sitúa en 6%, pero probablemente se incrementará con nuevo proyectos este año”.

 

¿Cuál es el perfil del inversor?

Los fondos fueron los protagonistas en el mercado español, registrando el 45% del volumen total de inversión. Las socimis, principales inversores en 2015, redujeron su volumen al 16%. Esto se debe a la especialización de este tipo de sociedades: Merlin, por ejemplo, ha vendido su cartera hotelera, mientras que Axiare se ha centrado en el sector de las oficinas en Madrid.

 

Las inmobiliarias protagonizan el 18% de la inversión, mientras que otro 16% lo invirtieron family offices. Las aseguradoras e inversores privados aglutinaron el 5% restante. Por origen, el 47% de la inversión salió de España, mientras que el 29% procedía de Europa. El 24% restante viene del mercado estadounidense y otras partes del mundo.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...