Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

19 Sep 201904:57

n
;Menu
Blog

¿Gestión?

¿Gestión?

 

 

Leemos cada día en Ejeprime traspasos de carteras de inmuebles y ventas de miles de metros cuadrados de todo tipo, de usos distintos. Suenan a producto financiero, pero estamos hablando de metros cuadrados construidos, con su antigüedad, sus ocupantes, su mantenimiento, sus incidencias, sus mil y una historias, miles de interlocutores vinculados, etc. La pregunta que nadie responde es: ¿Quién lo va a gestionar? Cuando termine la tormenta de adquisiciones habrá alguien que ponga sobre la mesa todas estas carteras y diga: ¿Y ahora qué?

 

Estamos hablando de la palabra GESTIÓN. Todos estos miles de metros que cada día se traspasan conllevan una gestión: gestión de administración, gestión comercial, gestión de la “gestión”. La gestión de la “gestión” es todo aquel asunto que no se considera administrativo ni comercial. Es el día a día del Gestor de Inmuebles, Property Manager, etc. Es una lista interminable de pequeños conflictos, incidencias y actuaciones que implican el día a día del que se quiere considerar propietario. En muchos casos se acude a un servicer para que se haga cargo de todo ello. El problema es que los grandes servicers, por concepto, no permiten que sus “gestores” tengan capacidad de decisión autónoma, que es lo que permite que la gestión sea efectiva, y esto provoca que los temas se enquisten hasta que acaban encargando la resolución de los conflictos a empresas externas que sí pueden tomar decisiones para matar los temas no resueltos.

 

El Property Manager no gestiona inmuebles, gestiona personas, y las personas esperan poder tratar con alguien con cierto nivel de criterio. Al final de la calle vamos a parar a la palabra confianza. Sólo un gestor que disponga de la confianza de la propiedad será capaz de ejercer la palabra GESTIÓN, y la confianza en la gestión de una propiedad supone entender que el gestor va a actuar como si fuera el propietario y con toda transparencia.

 

El concepto persona de confianza suena a un ser de la tierra media, de tiempos lejanos, pero no, aún podemos encontrarlos, hay pocos, muy pocos, y si no los potenciamos, acabarán por extinguirse…

...