Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

16 Octubre 2021F14.50h

C

Empresa

Por Jabier Izquierdo
02 Abr 2018
F04.57h

Purplebricks: el mesías de las inmobiliarias online que ganó 80 millones en cuatro años

La franquicia británica, cotizada desde 2015 en la Bolsa de Londres, es el espejo de Housfy o Housell en la aspiración de las proptech españolas de hacerse con un lugar privilegiado en el mercado de la intermediación.

Purplebricks: el mesías de las inmobiliarias online que ganó 80 millones en cuatro años

 

 

Purplebricks gasta anualmente más de nueve millones de euros en publicidad en los medios de comunicación. Cuando tocó la campana de la Bolsa de Londres a finales de 2015 la compañía estaba valorada en 274 millones de euros; este jueves, la suma del valor de las acciones de esta proptech británica alcanza los 995 millones de euros. ¿Cómo lo consiguió? Convirtiéndose en la principal agencia online de venta de inmuebles en todo el mundo. Fue una de las primeras en salir al mercado y sus fundadores, los hermanos Michael y Kenny Bruce, construyeron una fortuna de 80 millones de euros en los cuatros años que transcurrieron entre el lanzamiento de la plataforma a su conversión en empresa cotizada.

 

Hoy son muchos los emprendedores que buscan replicar la idea de Purplebricks en sus países. En España, proptech como Housfy tienen a la inmobiliaria británica como referente. “Ellos han logrado vender 40.000 pisos en cuatro años, así que el modelo funciona”, explicaba al respecto Carlos Blanco, uno de los fundadores de la proptech española, a EjePrime.

 

Los dos hermanos Bruce ya conocían el mercado inmobiliario cuando se embarcaron en la aventura de Purplebricks. Era abril de 2012. Norirlandeses de nacimiento, la fraternal pareja de empresarios trabajaban como agentes inmobiliarios en su propia empresa, JKM Property Solutions. Ofertando la venta de propiedades que necesitaban reformas fracasaron. La inversión de 1,7 millones de euros que realizaron en vano en la empresa, sin embargo, no les hizo claudicar en su intención de revolucionar el sector inmobiliario.

 

 

 

 

A rey muerto, rey puesto pensaron los hermanos y, cuatro meses de cerrar JKM, nacía Purplebricks. La sociedad New Broom, bajo la cual se encuentra la proptech, se inscribe formalmente en el registro mercantil británico y comienza el desarrollo de la plataforma.

 

Los Bruce buscaron entonces aliados y socios estratégicos para llevar a cabo su estrategia de negocio y logran atraer a ejecutivos como Will Whitehorn, expresidente de Virgin Galactic, y James Kydd, ex de Virgin Media, que se incorporan en Purplebricks como director no ejecutivo y director de marketing.

 

Un año después de su creación, la proptech capta su primera gran inversión: Paul Pindar y Martin Bolland, ex director ejecutivo y ex presidente no ejecutivo de Capita, respectivamente, entran en la compañía en una ronda de financiación de varios millones de euros. También lo hace DN Capital, fondo que invierte en tecnología y ha apoyado, entre otros, al lanzamiento de la app de música Shazam.

 

 

 

Un estreno fulgurante
Abril de 2014, exactamente dos años después de formalizar la idea, Purplebricks comenzaba a operar en todo Reino Unido. En un inicio, la empresa combina la tarifa fija y la plataforma online con la oferta de una agencia tradicional que proporciona a sus clientes expertos que intermedian en la compraventa de propiedades.

 

De mayo a septiembre, todo cambió en Purplebricks. Ya nada sería igual tras el verano en la proptech, que abrió la puerta de su casa a socios del tamaño de Errol Damelin, fundador de Wonga, y a Neil Woodford, ex Invesco, que invirtió ocho millones de euros en la compañía para convertirse en su principal accionista como dueño del 30% de la compañía.

 

Para otoño, la compañía contaba con medio millar de propiedades en venta en la plataforma. Cinco meses después, en febrero de 2015, Purplebricks anunció que había comercializado ya 2.000 viviendas con una tasa de crecimiento del 50%.

 

Con estos ritmos de venta, la start up logró atraer aún más interés por parte de los fondos, y su principal accionista, Woodford, consolidó su liderazgo en la compañía elevando su participación hasta el 25%, con una inversión de once millones de euros que contrarrestaron la pérdida de poder que había atesorado en los últimos meses por la entrada de nuevos socios mientras la proptech expandía su mercado hasta Irlanda del Norte y Escocia y la plantilla se ampliaba hasta los 150 empleados, de los cuáles el 89% son autónomos que operan bajo licencia de la empresa.

 

 

Purplebricks: el mesías de las inmobiliarias online que ganó 80 millones en cuatro años

 

 

El despegue fulgurante de Purplebricks duró veinte meses. En diciembre de 2015, la compañía oficializó su salida a bolsa con una capitalización de 274 millones de euros. En el camino previo a su estreno en el parqué, la proptech logró vender acciones por valor de 66 millones de euros a diversos fondos, entre los que destacaron Old Mutual GI, Artemiss Asset Management y FIL Investments International.

 

El día de su toque de campana, la compañía tenía en su plataforma 4.300 viviendas en venta, diez veces más que un año y medio antes, y el doble que la segunda agencia online más grande del mundo. Así lograron los hermanos Bruce, fracasados agentes inmobiliarios en el pasado, convertirse en los primeros emprendedores en sacar a bolsa a una proptech a la bolsa de Londres. Tras la venta de parte de sus participaciones en el inicio de la cotización de la compañía, los dos empresarios levantar una fortuna de ochena millones de euros.

 

 

 

 

La compañía fue noticia la pasada semana tras la entrada en su accionariado del grupo editorial de medios Axel Springer, que se hizo con un 11,5% de las participaciones por nada menos que 143 millones de euros. Actualmente, además de en Reino Unido, la proptech está presente en Estados Unidos y Australia.

 

En España, Purplebricks es espejo para más de una decena de start ups que buscan revolucionar el mercado residencial español con una línea de negocio pareja a la que llevó hasta el éxito a los hermanos Bruce. Entre ellas, destacan, además de Housfy, otras inmobiliarias como Housell, Lemonkey (participada por Aguirre Newman y Housers), Cliventa, Propertista, Dyndong, Tudomus, The Real Plaza, Deplace, Inmubi, Homes.ag e Inmochat, entre otras.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...