Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

26 Julio 2021F16.03h

C

Mercado

Por Laura Juanes
14 Jun 2021
F04.55h

Madrid y Barcelona, ganadoras tras la pandemia: escalan posiciones entre las mejores ciudades para vivir

Las urbes españolas se encuentran entre las que más han subido en el ránking de las mejores ciudades para vivir a escala global, gracias a la mejora de la gestión del sistema sanitario entre febrero y marzo de este año.

Madrid y Barcelona, ganadoras tras la pandemia: escalan posiciones entre las mejores ciudades para vivir


Spain for the win. Madrid y Barcelona son dos de las ciudades que más posiciones han escalado en los últimos meses entre las mejores para vivir. Ya no son las cañas, el sol, la playa o las tapas los factores que determinan la calidad de vida en las polis españolas; la buena gestión del sistema sanitario tras el estallido de la pandemia en los últimos seis meses ha propiciado su ascenso en el ránking, según el informe The global liveability index 2021, elaborado por The Economist Intelligence Unit.

 

 Ambas ciudades han ganado casi veinticinco puntos en cuanto a atención primaria gracias, según subraya el documento, a que han “afrontado mejor la saturación de su atención sanitaria en comparación con la anterior ola de la pandemia”. Madrid se ha clasificado en el top 3 de las metrópolis que más han subido en el ránking, habiendo escalado 25 posiciones, hasta situarse en la número 19. The Economist Intelligence Unit ha atribuido a la capital española una puntuación de 86,8 sobre cien. Esto, según la empresa, indica que “hay pocos retos, si es que hay alguno, para un buen nivel de vida”.

 

 Barcelona, por su parte, ha enfilado 22 posiciones en la lista, hasta situarse en el peldaño número 16, por encima de la capital. El informe atribuye a la ciudad catalana una puntuación de 88,3 sobre cien, indicando, como en el caso anterior, que no existen desafíos (o muy pocos) para mantener una buena calidad de vida. Entre las otras ciudades que más han subido en el ránking que encuentran Honolulu, que ha protagonizado un meteórico ascenso de 46 posiciones, hasta situarse en la número 14, con una puntuación de 90,6; Houston, que ha escalado 31 puestos, hasta el 31, con una puntuación de 84; o Miami, que ha subido 24 peldaños, hasta el número 28 y con una nota de 84,3. De las diez ciudades que más han mejorado sus posiciones en la lista, siete son estadounidenses.

 

El informe señala que la puntuación media global de habitabilidad ha caído siete puntos, en comparación con la puntuación media anterior al estallido de la pandemia. Los factores determinantes para las ciudades en los peldaños más altos en el ránking son el grado de protección por el cierre de fronteras, su capacidad para gestionar la crisis sanitaria y el ritmo de la campaña de vacunación. En este sentido, seis de las diez ciudades con mejor valoración se encuentran en Nueva Zelanda o Australia, donde los estrictos controles fronterizos permitieron a los residentes llevar una vida “relativamente normal”, tal como indica el informe.

 

 

 

 

Auckland, en Nueva Zelanda, es la mejor ciudad para vivir, según The Economist Intelligence Unit, que señala que tuvo una gran capacidad para contener la pandemia con rapidez y, por tanto, levantar las restricciones antes, a diferencia de otras partes del mundo. La metrópoli ha registrado una puntuación de 96 sobre cien. La categoría donde mejor nota ha sacado la ciudad es educación, con una valoración de cien. Le sigue de cerca Osaka, en Japón, que ha obtenido una valoración de 94,2 y ha sacado matrícula en materia de estabilidad y sistema sanitario.

 

 Adelaide, en Australia, corona el top 3 con una puntuación de 94 sobre cien y una nota de excelencia en su sistema sanitario y educación. Wellington, en Nueva Zelanda, empata en el peldaño número 4 con Tokio, con unas notas de 93,7. Perth, en Australia, se clasifica como la sexta mejor ciudad para vivir con una nota de 93,3 y matrículas en sistema sanitario, educación e infraestructuras. Cierran el ránking Zúrich y Ginebra, ambas en Suiza, con puntuaciones de 92,8 y 92,5, respectivamente; Melbourne, en Australia, con una valoración de 92,5 (empatando en la octava posición con la urbe suiza) y Brisbane, en el mismo país, con una nota de 92,4.

 

 

 

La debacle europea y el esplendor estadounidense

Mientras varias ciudades estadounidenses han mejorado sus posiciones en los últimos seis meses, copando gran parte de los mayores ascensos; muchas ciudades europeas y canadienses han caído en la clasificación, tras haber luchado contra la segunda ola del Covid-19, habiendo tenido que restringir eventos culturales y deportivos y cerrado escuelas, restaurantes y comercios.

 

Viena, capital de Austria, ocupó el primer puesto a lo largo de 2018 hasta 2020, pero ha descendido hasta el puesto 12 en el ránking actual. En Alemania, Fránkfurt, Hamburgo y Düsseldorf han experimentado las mayores caídas en la clasificación del conjunto de las 140 ciudades ponderadas. Por su parte, en Canadá, urbes como Montreal, Vancouver, Calgary y Toronto, que anteriormente tenían una alta puntuación, también han descendido. “Estos descensos pueden atribuirse a una mayor presión sobre los recursos sanitarios durante la segunda ola de la pandemia”, argumenta The Economist Intelligence Unit.

 

En el otro extremo del ránking ha habido poca variación respecto a ediciones anteriores. Como en anteriores encuestas, las condiciones de vida siguen siendo peores en Damasco, Siria. También se encuentran en la parte baja de la clasificación Lagos, en Nigeria; Port Moresby, la capital de Papúa Nueva Guinea; y Daca, la capital de Bangladesh.

 

 

 

 

El informe detalla que la categoría más mermada por los estragos de la pandemia es la sanidad. “En comparación con hace seis meses, la puntuación media de las ciudades en esta materia ha descendido casi cinco puntos”, señala el documento. Las ciudades en las que las condiciones sanitarias han empeorado más son Praga, en República Checa; Atenas, en Grecia, y Yakarta, en Indonesia.

 

Por el contrario, Honolulu ha experimentado una subida en su puntuación de asistencia sanitaria de 33 puntos en comparación con la edición anterior del ránking. Más de la mitad de los habitantes de Hawái han recibido, al menos, una dosis de una de las vacunas contra el coronavirus. También se han reducido el número de casos activos y positivos, lo que ha rebajado la tensión en el sistema sanitario de la ciudad.

 

Las restricciones a las reuniones también han tenido un gran impacto en las puntuaciones de la categoría de cultura y medio ambiente, donde la puntuación media ha caído catorce puntos respecto al informe de otoño de 2019. The Economist Intelligence Unit destaca que, desde septiembre del año pasado, se han relajado las restricciones sociales y culturales en algunas partes del mundo, lo que ha beneficiado especialmente a las urbes neozelandesas y australianas, así como a las estadounidenses y chinas.

 

La estabilidad, la educación y las infraestructuras han experimentado, por su parte, pocos cambios en sus puntuaciones generales con respecto a hace seis meses, aunque el documento matiza que todavía hay ciudades donde se siguen dando cierres intermitentes de escuelas. Las infraestructuras, incluyendo el transporte, se han preservado gracias a financiación pública en gran parte de las metrópolis, mientras la estabilidad se ha deteriorado en algunas zonas de Oriente Próximo desde antes de la pandemia, aunque “en general se mantienen estables”.

 

 

 

 

El informe apunta que es probable que, en los próximos meses, “las condiciones de las ciudades más pobres se deterioren aún más, en caso de no consigan las vacunas para prevenir la propagación de las nuevas variantes de la pandemia”. “Los débiles sistemas sanitarios podrían verse sometidos a una mayor presión, como ha ocurrido en India”, continúa el documento, añadiendo que una campaña de vacunación lenta podría dar lugar a cierres más estrictos y aplazar así la recuperación económica.

 

El ritmo de recuperación de la habitabilidad de la mayoría de ciudades vendrá determinado, principalmente, por “la eficacia con que se puedan controlar los riesgos sanitarios de la pandemia, mediante una combinación de medidas de vacunación, pruebas, rastreo y cuarentena”, sentencia The Economist Intelligence Unit.

 

El informe The global liveability index 2021 clasifica a 140 ciudades de todo el mundo según sus condiciones de habitabilidad. Las categorías que se ponderan para su realización son cinco: estabilidad, sanidad, educación, cultura y medio ambiente e infraestructuras.  

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...