Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

25 Feb 201800:57

Blog

Un viaje de mil millas comienza con un solo paso

Un viaje de mil millas comienza con un solo paso

La motivación. Tema perfecto para un año que comienza y muy presente en nuestras vidas pero que continúa siendo una gran desconocida... 

La motivación, aquella que todos sabemos que es necesaria, útil y beneficiosa además de que sentimos cuando la experimentamos; pero que poco la estudiamos para utilizarla como herramienta laboral. La motivación es necesaria para luchar contra la desmotivación, una constante en toda carrera profesional de cualquier nivel o perfil.

 

La motivación es necesaria para poder mantenerte laboralmente más de cuarenta años de forma competitiva y eficiente . Es imposible hacer carrera sin motivación y esta puede venir de muchos sitios, lugares, experiencias, personas o vivencias. Lo importante es mantener ese grado de motivación alto que es literalmente la gasolina que cualquier trabajador por cuenta propia o ajena debe tener para dar el máximo durante el mayor tiempo posible. Sin motivación uno entra en la desidia, el hartazgo, la negatividad, el enfrentamiento, las comparaciones, las envidias, la improductividad y se deja de ser rentable como trabajador, empresario e incluso como persona. Por lo tanto la motivación hay que buscarla y trabajarla para poder ser productivo, rentable, eficiente, colaborativo, ingenioso, creativo e incluso mejor persona. 

 

Desde este punto de vista y conclusión; queda claro que hay que buscarla, encontrarla y cuando uno sabe dónde está, desarrollar las herramientas necesarias para tirar de ella como si de combustible para un coche fuese necesario. Me quedo con este símil... debemos repostar motivación de forma regular para poder acabar nuestra carrera o trayecto profesional . 

 

¿Y donde buscar esa motivación? Claramente eso es muy personal . 

 

Un simple viaje, una imagen, una conversación, un mensaje, una canción, las personas queridas, los objetivos, la vista atrás, tu familia, una palmada en la espalda, un gesto de aprobación o de cariño, el reconocimiento de tus colegas, el de tu jefe, el del mercado, el salario, una llamada, tu hijo/os, el deporte, el cambio, la competitividad, el afán de superación, el compromiso, el modo de vida, la alimentación, el descanso, etc... Hay infinidad de puntos de repostaje y dependerá de la situación personal y laboral de cada momento de nuestra vida.

 

La motivación nunca debe buscarse en el mismo sitio, lugar o sentimiento ya que se acabaría agotando como recurso. Hay que nutrirse de muchas experiencias, acciones, sentimientos y sensaciones  que a uno le generen fuerza física y psíquica para convertirlo en motivación. 

 

A lo largo de nuestra vida laboral pasaremos por diferentes etapas. Indudablemente es prácticamente imposible que algo que nos motivaba al empezar nuestra carrera profesional con 20 años nos empuje a seguir cuarenta años después. Por ello, la motivación se va modificando y modulando a medida que nuestra carrera profesional avanza. Lo que sí es un denominador común, es el efecto que genera en nosotros esa motivación. Y es el mismo sentimiento a los veinte, que a los treinta o a los sesenta años.... y básicamente es a seguir, a seguir adelante, a seguir sumando, a seguir aportando, a seguir creciendo y a seguir siendo necesario. 

 

Todos los trabajadores estamos obligados a buscar la motivación y a intentar estar motivados el mayor tiempo posible, cosa que es muy difícil. Pero en cualquier caso nuestro deber es intentarlo. Los que trabajan por cuenta ajena, por respeto a su empresa, a quien les paga y a sus clientes; a los que trabajan por cuenta propia, por respeto a sus clientes y a su negocio; y los emprendedores, por respeto a sus empleados, al propio mercado y a su estructura. Aunque en cualquiera de los tres casos, por respeto a ellos mismos. 

 

Vivir sin motivación hace daño a uno mismo y a los que le rodean. Ese mensaje es importante para los que tienen gente que depende de ellos o trabajadores que le reportan. Si uno no está motivado es imposible motivar a un equipo, por lo que la responsabilidad de managers y directivos es doble. Eso es lo que muchas veces no se ve ni se tiene en cuenta cuando uno tiene un equipo por debajo. Uno cuando tiene un equipo por debajo debe tener en cuenta el efecto espejo, y es ese en el que se refleja lo que un manager transmite. Si uno está motivado es más fácil que tu equipo lo esté. "El sueldo va en el cargo", no solo es facturar.

 

Seguro que hay muchas maneras de llegar a lo más alto pero para mí el éxito profesional y personal se basa en tres grandes pilares. Formación / estilo de vida / motivación .

 

-La formación: recoge tu formación académica además de la experiencia profesional y personal que aportará conocimiento y track record a la estructura.

 

-El estilo de vida: te aporta o te quita estabilidad mental. Lo resumo en que un trabajador sano, descansado y en paz consigo mismo y sin conflictos personales es mucho más eficiente.

 

-Motivación: es la gasolina que hace que estos dos pilares funcionen y que el trabajador transmita fuerza al resto de la estructura. Es una herramienta exponencial.

 

Por lo tanto, a través de este blog os invito a manteneros motivados por vuestro propio interés laboral, personal y sobre todo por respeto a uno mismo y a los que nos rodean. 

 

Un trabajador y un equipo motivados son mucho más productivos, rentables y eficientes. Hagan la prueba...

 

 "si no fuera duro, todo el mundo lo haría. Es la dureza lo que lo hace grande "

 

Feliz semana a todos y a intentar estar motivados... ¡mis mejores deseos! Ya hablaremos del business próximamente.... 


...