Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

27 Noviembre 2020F00.34h

C

Los blogs de EjePrime

21 NOV 2018
F00.00h

Han llegado para quedarse...

Han llegado para quedarse...

 

 

Poco a poco vamos viendo cómo las propiedades inmobiliarias de las grandes ciudades van teniendo nombre de fondos, socimis, o socimis participadas por fondos. Podemos decir que toda propiedad vertical de cierto tamaño, ya sea edificio de viviendas o de oficinas, tarde o temprano, pasará a ser propiedad de uno de los grandes.

 

Estos fondos invierten bien, van en buena dirección, siguen captando capital, van a seguir invirtiendo, van a seguir comprando edificios hasta que no quede ninguno (de cierto tamaño o valor) en manos privadas, exceptuando evidentemente a las comunidades de propietarios. Ser inquilino en un edificio de propiedad vertical significará tener de casero a alguna de estas empresas, cosa que, aunque pueda sonar negativa, puede interpretarse también como una garantía de profesionalidad en cuanto a la gestión de dicho alquiler en todos los sentidos.

 

Sin ninguna intención de actuar como abogado del diablo, creo necesario destacar que estos fondos consolidan el mercado de alquiler dado que una vez adquieren un edificio, el escenario de que el mismo acabe en propiedad horizontal, y por tanto, saliendo del mercado absoluto de alquiler, es bastante remoto a medio plazo. Eso significa que todo el terreno que pisan queda destinado a ampliar el parque de inmuebles en alquiler, hecho que va en favor de evitar que se reduzca la oferta. También se hace difícil pensar que la acumulación de superficie les pueda dar un exceso de poder sobre el mercado, por la poca influencia que suponen los edificios en propiedad vertical sobre el parque total.

 

En definitiva, se trata de aplicar el criterio de “globalización” al Real Estate en toda su envergadura. Los bienes reales no desaparecen, pueden subir y bajar de precio, pero nunca serán humo. Los fondos inmobiliarios y las socimis van a más como productos financieros, y cuanta más inversión capten, más crecerán.

 

Llegado a este punto, siempre tendremos la opción de comprar participaciones, y así unirnos a ellos, en lugar de pretender luchar en contra.

...