Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies
Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

29 Marzo 2020F08.16h

C

Los blogs de EjePrime

03 SEP 2017
F14.00h

Conexión emocional

 

A las empresas prestadoras de servicios (consultoras, auditoras, despachos de abogados) nos resulta muy complicado diferenciarnos de nuestros competidores. Somos muchos peleando por un universo de clientes relativamente limitado. Libramos una lucha sin cuartel. 

 

El track record de operaciones cerradas, la recomendación de tus clientes históricos y la demostración de tus conocimientos, suele ser la mejor carta de presentación, pero muy a menudo no es suficiente. Tú tendrás buenas credenciales. Pero tu competencia también...

Asúmelo, no te resultará fácil distinguirte de manera estructural o esencial de tus competidores. 

La clave para diferenciarte la encontrarás en la conexión emocional que seas capaz de generar con tu entorno, pues la emoción dirige la acción y configura los hechos. 

Hay personas y organizaciones que tienen una facilidad asombrosa para transmitir emociones. Son aquellas empresas en las que todos quisiéramos trabajar y de las que queremos ser clientes. Porque nos las creemos y porque nos conectamos con ellas de un modo más profundo. Éstas son sus claves:

 

Para empezar, aman lo que hacen. Tienen un alto nivel de compromiso con el trabajo que desarrollan y lo llevan a cabo con consciencia y con placer. Están dispuestas a esforzarse porque le ven un sentido a la actividad profesional que realizan, lo que les lleva indefectiblemente a desempeñarla de un modo sobresaliente. 

El mundo empresarial necesita personas que amen su trabajo, porque sólo así lo llevarán a cabo de manera excelente.  

 

En segundo lugar, son empresas que han sabido mirar más allá de los resultados económicos, su objetivo no es sólo ganar dinero. Han realizado una reflexión más profunda y se han marcado un reto más complejo, que normalmente pasa por generar un determinado impacto positivo en el contexto económico o social en el que actúan. 

Se implican en la profesionalización de su sector, en mejorar determinados aspectos de su entorno, o en alguna causa en la que creen.  La cuestión es que están dispuestas a dar sin esperar a cambio un retorno directo, dejan un legado.

 

Pero lo esencial es que estas organizaciones cuidan de sus equipos humanos. Les transmiten unos valores (ética, profesionalidad, coherencia, humildad) y les instan a hacer las cosas de una determinada manera. 

Los equipos que comparten estos valores suelen estar fuertemente cohesionados y a tener un sólido orgullo de pertenencia. Sus integrantes trabajan mentalmente conectados entre sí, generando un flujo de comunicación sumamente rico, en el que todos los miembros participan porque realmente sienten deseo de aportar.

 

Ojalá trabajes en una de las pocas empresas que se rige por estas tres claves. Eres una persona afortunada, pues tienes una vida profesional estimulante, retadora y dotada de sentido. 

 

Pero si tu empresa no se maneja con estas palancas, no te rindas, trata de incorporarlas tú en el ámbito de influencia que tengas. La personalidad de tu empresa en gran medida depende de ti, de cómo actúas y de cómo trabajas. El cambio en tu organización lo puedes iniciar tú. 

Aplícate a ti mismo las tres claves anteriores: ten amor por tu trabajo, busca la manera de impactar positivamente en tu entorno sin esperar nada a cambio y cuida de las personas con las que te relacionas. Actúa con ética, profesionalidad, coherencia y humildad. 

 

Sé consciente de tu reputación, indaga de qué manera te ven los demás. Afianza lo que es valioso y corrige lo que no te gusta. 

Transparenta y comunica cómo eres, cómo trabajas y qué te motiva. En la historia del ámbito empresarial jamás había sido tan fácil como ahora comunicar tu valor, tu diferencia.

No sólo están los foros y las asociaciones, el mundo digital te abre un abanico inconmensurable de herramientas para que tú, como individuo, puedas generar esa mágica conexión emocional con tu entorno.  

Si consigues conectarte a este nivel, lo que te sucederá es que te buscarán a ti, porque querrán trabajar contigo y porque querrán ser tu cliente.

Lánzate.



...