Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

14 Agosto 2022F12.31h

C

Mercado

Por Custodio Pareja
13 Abr 2017
F05.00h

El ‘real estate’ frena la destrucción de empresas y recupera niveles pre-crisis

El negocio inmobiliario retoma el ritmo de creación de nuevas compañías que dejó atrás con la crisis económica, cuando se contabilizaban 229.658 empresas.

La recuperación deja paso a la estabilización en el negocio inmobiliario y no sólo en lo referente a inversión. Con 2016 ya finalizado, el real estate ha conseguido frenar la destrucción de empresas y recuperar niveles previos a la crisis, según datos del Directorio Central de Empresas (Dirce) del Instituto Nacional de Estadística (INE). A cierre del pasado ejercicio, operaban en España 229.658 empresas especializadas en inmobiliario.

 

Así, el negocio inmobiliario retoma el ritmo de creación de empresas que dejó atrás con la crisis económica. En 2008, se registraban 106.375 compañías especializadas en promoción inmobiliaria y 117.627 compañías que centraban su actividad en actividades inmobiliarias, sumando así un total de 224.002 grupos. Ese mismo año, el Producto Interior Bruto (PIB) de servicios de actividades inmobiliarias subió un 6,1%, y el de la construcción un 3,7%.

 

Este dato es el más alto registrado en los últimos diez años. En 2009, la crisis ya comenzó a golpear al sector, con la pérdida de 2.404 empresas, en su mayoría con una actividad relacionada directamente con la promoción inmobiliaria. Ese ejercicio, el número de grupos que operaban en este sector era de 221.598, manteniéndose estable respecto al año anterior. La evolución del PIB fue a la par: mientras el general cayó un 3,3%, el de actividades inmobiliarias se contrajo un 2,2%, mientras que el de la construcción se desplomó un 5,9%.

 

 

 

 

La crisis comenzó a hacer mella en el real estate español entre 2010 y 2012, cuando la creación de nuevas empresas se estancó. Mientras en 2010 el número de compañías especializadas en este negocio bajó hasta 216.017, el siguiente ejercicio se elevó en casi 550 nuevas empresas. En 2012 continuó subiendo, con un total de 216.710 grupos dedicados a la promoción inmobiliaria y actividades inmobiliarias.

 

El ejercicio 2013 fue el año de la catástrofe para el inmobiliario y el número de empresas: tocó fondo, con sólo 211.160 empresas operando en real estate en España. Además, la caída de la fabricación de cemento también acompañó la contracción del sector, al reducir un 19% (hasta 10,9 millones de toneladas) su producción este ejercicio, según la Agrupación de Fabricantes de Cemento  de España.

 

 

 

 

 

2014, un respiro para el sector

Después de registrar mínimos, 2014 llegó para dar un respiro al negocio inmobiliario en España. La creación de empresas se reactivó, sumando 3.500 nuevas compañías, hasta 214.630 grupos especializados en real estate en el país. A su vez, el PIB de servicio de actividades inmobiliarias se resintió sólo un 0,6%, así como el de la construcción, que por primera vez en cinco años reducía su caída hasta el 0,8% (venía de contraerse un 15,1%).  Las actividades que más engordaron el número de empresas fueron las especializadas en el alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia.

 

 

 

 

En 2015, el negocio volvió a encauzarse en cuanto al ritmo de creación de nuevas compañía, hasta alcanzar 221.705 empresas dedicada a inmobiliario en España. En este ejercicio, las especializadas en actividades inmobiliarias (que engloban las de compraventa de bienes, alquiler y actividades inmobiliarias por cuenta de terceros), fue la que más creció, pasando de 137.245 a 148.826 empresas. El PIB general subió aquel año un 3,7%, así como el de la construcción, que se elevó un 1,9% por primera vez desde el inicio de la crisis. La producción de cemento también creció: de 10,7 millones de toneladas a 11,4 millones de toneladas.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

EjePrime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...