Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

19 Septiembre 2020F02.05h

C

Residencial

Por M. C. P.
21 Oct 2019
F04.51h

Industrializada, sostenible y de alquiler: ¿Cómo será la vivienda del futuro?

El residencial para alquilar representa ahora un 23,3% del parque total de viviendas, una cifra que demuestra el cambio en el modelo de consumo y la preferencia del pago por uso a la propiedad.

Industrializada, sostenible y de alquiler: ¿Cómo será la vivienda del futuro?

 

 

Industrializada, sostenible y de alquiler. El nuevo modelo de consumo, derivado de los cambios socioeconómicos y la irrupción de la tecnología, está obligando al sector inmobiliario a replantearse su futuro. Con el consumidor como punto de referencia, los actores inmobiliarios buscan adaptarse a las nuevas formas de vida, haciendo de la innovación y la sostenibilidad su bandera, según se ha debatido en el marco del Barcelona Meeting Point (BMP).  

 

En los últimos cinco años, el residencial en alquiler ha pasado de representar el 15% del total del mercado al 23,3%, según Nicolás Díaz Saldaña, consejero delegado de Témpore Properties. Esta evolución se debe principalmente al cambio en el modelo de consumo, sobre todo de los jóvenes, y la tendencia a pagar por el uso de bienes y servicios antes de tener activos en propiedad.

 

Sin embargo, el sector del alquiler es todavía “muy embrionario y tiene mucho que aprender”. Especialmente, en comparación con el resto de los países de la Unión Europea (UE), según José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra. De hecho, según el profesor, para que España alcance la media europea, se tendrían que construir 3,5 millones de viviendas en alquiler.

 

“No hay oferta suficiente”, asegura Nicolás Díaz Saldaña. Ante esta situación, el consejero delegado de Témpore Properties reclama más seguridad jurídica. “No se puede estar cambiando la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) cada dos por tres”, añade. Por su parte, Juan Carlos Álvarez, director general de negocio inmobiliario en Servihabitat, propone reconvertir los locales comerciales no ocupados en viviendas en alquiler.

 

 

 

 

“El futuro de la vivienda pasa por la sostenibilidad y las nuevas tecnologías”, sostiene Ferran Font, director de estudios del portal inmobiliario Pisos.com. Los edificios generan el 40% del consumo de energía mundial y un tercio de las emisiones de dióxido de carbón. En este contexto, el inmobiliario está apostando cada vez más por la eficiencia energética y la construcción de inmuebles sostenibles.

 

“Tenemos que conseguir ciudades en las que la construcción no haga daño al medio ambiente”, afirma Walid Moussa, presidente de Fiabci Internacional. La construcción de viviendas industrializadas es una de las soluciones, según Clara Muñoz, project manager de la promotora catalana Salas. A esta, se suma también la gestión del suelo basada en criterios de sostenibilidad o el incremento del presupuesto en I+D.

 

La vivienda del futuro debe ser también asequible. De hecho, el derecho al acceso de la vivienda ha sido uno de los principales debates del BMP, con la mirada puesta especialmente en el comportamiento de las instituciones y partidos políticos. “En países como Alemania u Holanda, el motor de desarrollo de las ciudades es la vivienda asequible”, asegura el gerente de la Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), Ramon Torra.

 

“La falta de vivienda asequible es un problema complejo para el que necesitamos la colaboración público-privada”, sostiene Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Para Walid Moussa, la solución pasará por los “micropisos”, de veinte o treinta metros cuadrados, “para que la gente pueda vivir en el centro de las ciudades, cerca de sus puestos de trabajo”.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...