Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

26 Octubre 2021F06.46h

C

Empresa

Por J. Izquierdo
01 Mar 2018
F04.55h

Al calor de Airbnb: Hostmaker gestionará 500 pisos en Barcelona y planea su entrada en Madrid

La proptech europea, con sede en Londres, abrió delegación en España en 2015 a través de la capital catalana y ya estudia su entrada en Madrid.

Al calor de Airbnb: Hostmaker gestionará 500 pisos en Barcelona y planea su entrada en Madrid

 

La suma de un mercado de alquiler en auge y la siempre creciente masa turística que recibe anualmente Barcelona dan como resultado Hostmaker. Esta proptech europea, con sede en Londres, gestiona pisos en Barcelona desde 2015. Su labor es sacar “hasta un 30% de rentabilidad de media” a pisos turísticos y de alquiler ocasional, según explica Beatriz Ribeiro, responsable de desarrollo de negocio de Hostmaker en España, a EjePrime. La compañía negocia ya su entrada en Madrid para los próximos meses.

 

El negocio de Hostmaker en Barcelona se reparte en “un 70% gracias a los pisos turísticos y el 30% restante por los alquileres”, explica Ribeiro. Para el área de vivienda turística, la proptech tiene una estrategia de precios y algoritmos, cobrando un 20% del precio de la reserva. Un porcentaje algo superior al de los alquileres, por el que recaudan un 15% del precio final con una estancia mínima de un mes, un modelo que es demandado, sobre todo, “por estudiantes de máster o familias que se acaban de mudar a Barcelona y necesitan un piso donde instalarse”, especifica Ribeiro.

 

“Es un producto interesante para los recién llegados a la ciudad porque las agencias piden muchas garantías y fianzas; en nuestra plataforma, el cliente ya tiene el precio cerrado, paga por adelantado y reserva por el tiempo que desee”, apunta la responsable del desarrollo del negocio de la compañía en España.

 

No obstante, el servicio que ofrece la proptech británica no se limita a la entrega de llaves. “Además de la gestión, estamos pendientes del mantenimiento de las casas”, destaca la ejecutiva, cuya empresa proporciona hasta la ropa de cama si se demanda, así como da servicio para rediseñar el piso y cambiar el mobiliario.

 

En estos tres últimos años, la plataforma online ha pasado de gestionar veinte pisos a más de 150 en Barcelona, y el objetivo para 2018 es “alcanzar las 500 viviendas”, afirma Ribeiro. Su facturación también ha crecido a este ritmo, lo que ha obligado a la compañía a aumentar su plantilla y mudarse a unas nuevas oficinas. “Ahora somos 200 trabajadores en Barcelona, con lo que hace seis meses nos tuvimos que cambiar a un edificio del Poblenou”, sotiene la directiva.

 

 

 

 

Presente también en Londres, París, Roma y, desde hace pocos meses, en Lisboa, el mercado barcelonés es “uno de los más rentables” para la proptech, sólo por detrás del de la capital británica. A la gran afluencia de turistas que recibe la ciudad y que utiliza plataformas como Airbnb o Booking, en las que Hostmaker anuncia las viviendas que gestiona, se le suma ahora la alta rentabilidad del alquiler en la capital catalana.

 

“Toda la mala publicidad que hubo en el último año con los pisos turísticos y la subida de los precios de los alquileres en la ciudad nos abrió la puerta para iniciar esta nueva línea de negocio”, apunta Ribeiro. La alta ocupación media actual, superior al 80%, y los precios elevados de las viviendas en arrendamiento ha convertido a Barcelona en una de las capitales más interesantes para plataformas de este tipo. “Además, la ciudad es muy rentable durante todo el año, apenas tiene temporada baja”, apostilla la responsable.

 

Entre sus clientes, grupos de inversión
El público que demanda la gestión de Hostmaker se divide, principalmente, en dos: “la mayoría son o personas que tienen una segunda residencia en la ciudad y quieren sacarle provecho, o grupos inversores que cuentan con edificios completos para alquiler”.

 

 

 

El crecimiento de la compañía en Barcelona va de la mano, según Ribeiro, del “atractivo de vivir aquí”. Un punto que está presente incluso en su empresa, donde cree que es “más fácil atraer talento a Barcelona que a otras ciudades como París y Londres”.

 

Madrid, próximo objetivo
En la hoja de ruta de Hostmaker para 2018, además de consolidarse en Barcelona, se encuentra la posibilidad de desembarcar en Madrid. “Siempre fue un mercado interesante para nosotros, porque también hay potencial y un mercado corporativo importante”, apunta Ribeiro, que reconoce que la capital española está “en el radar” de la proptech.

 

La compañía ha logrado en estos cinco años generar quince millones de euros para los propietarios de su cartera de activos en gestión, que tiene como núcleo duro Londres, con 400 viviendas en mercado. Hace pocos meses, además, la empresa cerró una ronda de financiación de quince millones de euros que estuvo liderada por el grupo promotor inmobiliario tailandés Sansiri, que ha ofrecido a Hostmaker la posibilidad de traspasar el continente europeo y exportar su negocio a Bangkok. 

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...