Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

10 Agosto 2020F00.39h

C

Empresa

Por Marc Vidal Ordeig
17 Abr 2020
F05.00h

La obra nueva esquiva el efecto coronavirus: sin bajada de precios a la vista

A pesar del frenazo en la economía producido por la pandemia del coronavirus, los expertos no prevén que el precio de la vivienda de obra nueva caiga en los próximos meses.

La obra nueva esquiva el efecto coronavirus: sin bajada de precios a la vista

 

 

La crisis del coronavirus no afectará a los precios de la obra nueva. A diferencia de lo que ocurrió en la crisis económica iniciada en 2008, cuando los precios de la obra nueva cayeron en picado, el importe pagado por los pisos de reciente construcción no se verá afectado por el frenazo económico provocado por la pandemia del Covid-19.

 

Las promotoras encaran esta nueva crisis con los deberes hechos y con un nivel de endeudamiento asumible a corto y medio plazo. Además, la producción de nuevas viviendas es inferior al que había antes del pinchazo de la burbuja e incluso está por debajo de las necesidades de la demanda, que se calcula que está entre 110.000 y 140.000 unidades anuales.

 

El director nacional de residencial y suelo de la promotora Cbre, Samuel Población, explica a EjePrime que “prácticamente no hay margen en este mercado para un ajuste de los precios”. En todo caso, la única consecuencia del parón económico será un “retraso en el lanzamiento previsto” de nuevas promociones.

 

 

 

 

Este previsible retraso también fue apuntado por el consejero delegado de Colliers, Mikel Echavarren, en un webinar organizado por EjePrime, donde aseguró que “el sector puede levantar el pie del acelerador y no empezar obras hasta que las viviendas no estén prevendidas”. Echavarren recordó que la caída de 2008 se debió a que “la banca reaccionó con un pánico a su propia liquidez y eso obligó a vender las promociones de obra nueva como fuera”.

 

En todo caso, este ajuste tanto en el ritmo de construcción como en los precios no será homogéneo en el territorio. Las principales ciudades continuarán teniendo una demanda elevada y una oferta escasa, lo que conllevará que la promoción residencial recupere el ritmo con rapidez.  

 

Echavarren, aseguró que “no va a haber bajadas significativas de precios e incluso en algunos lugares no va a haber ningún tipo de bajada” ya que las promociones lanzadas cuentan con un alto nivel de preventas e, igualmente, las promotoras pueden aguantar “sin vender el 20% o el 30% de una promoción porque no tienen deuda tóxica”.

 

 

 

 

Por su parte, el responsable del área de inmobiliaria de empresa de Forcadell, Toni López, explica que “sigue habiendo mucha demanda en el mercado” y augura ajustes de precios al inicio de la recuperación de entre el 5% y el 15%.

 

 

Estabilización en los costes de construcción

La crisis del coronavirus tampoco comportará un abaratamiento de los costes de construcción, que en 2019 crecieron 1,4 puntos porcentuales respecto al año anterior empujados por un aumento del 5% en los costes ligados a la mano de obra, según datos del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

En este sentido, Echavarren aseguró que “en un mercado racional, con más de dos millones de parados más, estos costes deberían bajar, pero no lo harán”. De este modo, la previsión del directivo es que los precios se estabilicen, una tendencia que ya se venía apuntando en los últimos meses.

 

El hecho de que las obras que ya estaban en marcha sigan su camino, aunque con retrasos, beneficiará al empleo ya que “la falta de mano de obra no será tan acusada”, según explica Población.

 

En todo caso, la promoción de viviendas continuará siendo uno de los principales motores económicos de la economía española, con más de 1,7 millones de trabajadores, y más teniendo en cuenta las perspectivas negativas del sector turístico a causa de la imposibilidad de viajar por el confinamiento.

 

López asegura que “los costes pueden caer al principio, pero se ajustarán al máximo rápido ya que la construcción mueve muchos otros mercados y eso ara que los precios se estabilicen” en un corto periodo de tiempo.

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Ejeprime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

2 comentarios
Kris Van Lancker
17 Abr 2020 — 15:10
Tras varios años de crecimiento a doble dígito, el año 2019 cerró con el primer descenso en el número de compras de vivienda (-3%). Pero el decrecimiento en las operaciones de compraventa en el mercado residencial (alineado con la desaceleración en la concesión de hipotecas, que en 2019 creció solo un 3% frente al 12% de media desde 2014) contrasta con la tendencia imparable de crecimiento en el mercado de alquiler. La necesidad de vivienda continuará siendo un hecho una vez superada la crisis sanitaria, principalmente en las poblaciones urbanas con mayor previsión de crecimiento de población.

El acceso a la vivienda dependerá de la accesibilidad de la población a los precios (ya sea en venta o en alquiler), sometidos hasta ahora a la ley de oferta y demanda. La evolución de los datos socioeconómicos determinará si habrá algún ajuste en la asequibilidad de los valores debido al posible incremento del nivel de desempleo en los próximos meses, así como a la facilidad de acceso al crédito de los compradores.

Kris Van Lancker
Optimus Global Investors
Kris Van Lancker
17 Abr 2020 — 12:12
La mayoría de los promotores no tienen deuda sobre el suelo ya que lo han comprado con su propio capital. Los bancos tienen balance y solvencia. Pero ahora por primera vez también tenemos inversores en el segmento Build-to-Rent (BTR) con un coste de capital muy bajo, lo que permite dar una salida adicional a la promoción. Además, con la voluntad por parte de la Administración de favorecer la estabilidad regulatoria, el BTR va a ser una de las claves de la recuperación de la actividad del sector inmobiliario. El alquiler es una alternativa clara y saldrá reforzada post Covid-19. Donde sí que habrán ajustes de precio será en la vivienda de segunda mano y los suelos.

Kris Van Lancker
Optimus Global Investors
...