Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

08 Agosto 2022F11.44h

C

Mercado

Por M. Tamayo
24 Mar 2022
F04.56h

La capital del mundo, en apuros: Nueva York se queda atrás en la recuperación

La ciudad estadounidense sigue sin volver a la actividad por completo con las oficinas a medio gas y los viajes internacionales aún por reactivarse. Ante la dificultad por remontar, desde el Ayuntamiento se está buscando una “economía alternativa”.

La capital del mundo, en apuros: Nueva York se queda atrás en la recuperación

 

Nueva York no despierta. El que fue el epicentro estadounidense de la pandemia durante la primera ola de Covid-19 sigue con las oficinas medio vacías y sin la llegada masiva de turistas que inundaban sus calles, por lo que su economía no acaba de remontar y el resto del país le ha cogido la delantera.

 

El paro de la ciudad, del 7,6%, es el más alto de todas las grandes ciudades estadounidenses, incluso más que ciudades colindantes como Nueva Jersey o Long Island, y se sitúa por encima de la media nacional desestacionalizada. Además de una falta de demanda de mano de obra por la caída del turismo, la ciudad también ha sido víctima del fenómeno la Gran Renuncia (The Great Resignation, en inglés) que azota la economía estadounidense desde primavera de 2021.

 

Sólo en Manhattan se percibieron unos 275.000 sueldos menos que en marzo de 2020, según datos del Censo Trimestral de Empleo y Salarios recogido por Bloomberg. La Gran Manzana es el motor económico de la ciudad: copa el 57% de los empleos y es donde se acumulan los salarios más altos.

 

Aunque el centro de la ciudad haya perdido fuelle, los precios del alquiler de Manhattan siguen siendo los más altos del país, con un coste medio de 4.172 dólares, según el software inmobiliario estadounidense Yardi, lo que supone triplicar la media del país.

 

 

En el sector de las oficinas, la caída de la afluencia no ha frenado la construcción de nuevos activos. Desde inicios del 2021, se han iniciado proyectos en el distrito que suman 200.000 metros cuadrados, según GlobeSt, por debajo de la cifra de 300.000 metros cuadrados iniciados en 2019. En total, Manhattan cuenta con 17 millones de metros cuadrados de oficinas en construcción mientras que su disponibilidad alcanzó el pico del 17,4% en febrero, según un informe realizado por Colliers.

 

El alcalde de la ciudad, Eric Adams desde el pasado enero, ha estado intentando incentivar la vuelta a la oficina para reactivar los barrios del centro de la ciudad. Tanto es así, que Adams se paseó hace unas semanas por las oficinas centrales de Goldman Sachs en Tribeca para pedir a los empleados de cuello blanco que regresasen y volvieran a dar vida a las cafeterías y tiendas que rodeaban el distrito financiero.

 

Además de recorrer la escena del crimen, el alcalde ha sacado adelante un plan para regenerar la economía de la ciudad bajo el nombre Rebuild, Renew, Reinvent: A Blueprint for New York City’s Economic Recovery. “La pandemia de Covid-19 ha devastado la economía de la ciudad, pero Nueva York está ahora en la cúspide de su resurgimiento económico y el plan del alcalde aprovecha una oportunidad única en una generación para revitalizar la economía de la ciudad a corto y largo plazo”, aseguran desde el consistorio.

 

Adams afirma que la ciudad se recuperará, pero no volviendo al modelo anterior. En concreto, el modelo de recuperación de la ciudad se basa en cinco pilares: reactivar los motores económicos de la ciudad y el sector público, apoyar a las pequeñas empresas, el espíritu empresarial y una economía más equitativa, impulsar el crecimiento del sector inclusivo y construir una economía centrada en el futuro, conectar a los neoyorquinos con puestos de trabajo de calidad y con las habilidades más demandadas y planificar y construir un crecimiento inclusivo ahora y en el futuro.

 

 

Estos puntos se desarrollan en setenta acciones concretas como el lanzamiento de fondos para invertir en pequeños negocios locales, hacer una nueva campaña de publicidad para traer de vuelta el turismo e impulsar el crecimiento de las industrias emergentes y la captación de talento con planes de formación.

 

Uno de los sectores que la ciudad ha identificado como clave para no quedarse atrás es el de la sanidad. En su hoja de ruta, el Ayuntamiento asegura que, para aprovechar este crecimiento exponencial, creará un fondo de mil millones de dólares que serán invertidos durante diez años bajo el nombre LifeSci NYC. Con ello, busca que la ciudad sea una referencia en el sector y atraer empresas.

 

La ciudad persigue que los hubs de ciencias de la vida como Bedpan de Manhattan, el paseo marítimo de Brooklyn y Long Island City crezcan con la llegada de nuevas empresas. Para ello, implantará programas de captación de talento y desarrollará estrategias que se centren en la formación de neoyorkinos para trabajos relacionados con la industria de las ciencias de la salud que no requieran una titulación universitaria.

 

En concreto, la ciudad asegura que se centrará en tres puntos de interés: medtech, con el desarrollo de nuevas herramientas para el diagnóstico, el control y el tratamiento médico; la bioingeniería, con la aplicación de los principios de ingeniería al desarrollo de productos sanitarios, y la salud mundial, con la investigación para paliar los efectos del cambio climático. Otra rama del sector salud a la que la ciudad le ha echado el ojo es la del cannabis medicinal y ha asegurado que ayudará a desarrollarla de forma segura.

 

 

Para reactivar su economía, la ciudad creará un “fondo de oportunidades” para alojar eventos mundiales y convenciones que la mantengan como competitiva frente a otras ciudades, como el mundial de fútbol de 2026.

 

Además, el plan de la alcaldía pasa por establecer la ciudad como un centro de desarrollo de videojuegos con la puesta en marcha de un plan de estudios en la City University de Nueva York. Otro de las industrias culturales que quiere impulsar es la del audiovisual.

 

Todas estas medidas quieren luchar contra las últimas estimaciones de la economía de la ciudad, que retrasan la recuperación. En concreto, la ciudad ha calculado que contará con déficit presupuestario de 3.000 millones dólares el próximo año y la población activa no volverá a periodos prepandemia hasta 2025.

 

Según la última estimación realizada por la agencia Fitch Rating, con sede en Nueva York, la deuda de la ciudad se mantiene estable en la alta calidad crediticia (AA-) alegando que Nueva York se ha mostrado resiliente ante otras crisis y cuenta con un perfil único económicamente. Además, añade que, a pesar de que la recuperación en el empleo no esté al ritmo del resto del país, se augura una tendencia positiva. La agencia sostiene que la economía de la ciudad está estrechamente ligada al sector financiero, que apenas se ha visto afectado por la pandemia. 

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

EjePrime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...