Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

27 Noviembre 2020F01.06h

C

Los blogs de EjePrime

19 DIC 2019
F13.00h

Ribó y ‘Can Ribó'

Can Ribó

Coincidiendo con el 25 aniversario de mi relación con la familia Ribó, he querido dedicar este nuevo post a uno de sus miembros, para que, a su vez, nos cuente la historia de ese ámbito, convertido en la actualidad en el Polígono Industrial que lleva su nombre: el Polígono Industrial "Can Ribó".

El pasado viernes 13 de diciembre, me encontré con Xavier Ribó en su casa, en una masía muy bonita sita en Badalona, en la parte más alta de la ciudad. Allí, con mi grabadora, en su salón, empezó mi entrevista la cual intentaré transcribir en modo resumen.

1- Mi primera pregunta fue pedirle que me hiciera un resumen del historial de ese ámbito, cercano a la ciudad, y que hoy está ocupado casi en un 100 %.

Ribó como empresa de cordelería se monta en la Calle Mercé de Badalona en 1850. A principios del siglo XX (1918), el bisabuelo (A) de Xavier, Jaume Ribó, fundador de la cordelería, compra unos terrenos, buena parte del ámbito actual "Can Ribó", para trasladar la empresa y hacerla más grande. Posteriormente en 1950, apareció la oportunidad de comprar el resto de los terrenos cercanos de la misma zona, para con ello completar todo el ámbito. Esta segunda adquisición la estuvo rentabilizando un sobrino de la familia para cultivar, y sacar frutos de la tierra; pero con la ampliación, en los años 50, de la zona industrial de Badalona, se transformó todo en lo que es un Polígono Industrial.

Las primeras naves que se levantaron aquel entonces, es lo que ahora nos queda frente a la carretera N-II, frente al mar, y a la vía de tren Barcelona-Mataró. Era el año 1975.

Todo eran campos, y la urbanización de la zona (Calles, Avenidas, etcétera), se llevó a cabo en 1970. Estaba dominada la zona por la familia Ribó. El abuelo (B) Francisco Ribó tuvo tres hijos, el padre de mi cliente, Xavier (1), que era el mayor, Francisco (2), y Rosa María (3), madre de Paco Cortadellas, primo de Xavier. Donde se ubicaba la fábrica, entre lo que son hoy las calles Torrent de Vallmajor y Martí i Alsina, frente a la N-II, era de los tres. Todo ese ámbito era propiedad de Rosa María, y entonces los dos hermanos restantes, Xavier Ribó (padre) y Francisco protestaron, y se cambió el reparto de las propiedades, y se adjudicó entre los 3 hermanos, y a la tía Rosa María, la compensaron con otras propiedades, en el centro de Badalona ciudad (hoy un párking y alguna otra propiedad).

Aprovecha entonces Xavier la entrevista, y me hace un par de incisos:  a) Como en todas las familias, unos destacan más que otros; el cerebro gris era el abuelo de Xavier (Francisco); el bisabuelo Jaume, a pesar de ser el fundador no era demasiado pencaire (trabajador, en catalán), y sí lo era su hijo, abuelo de mi cliente. Él impulsa la primera parte de los terrenos que compró, y también la parte comprada posteriormente; b) De igual modo me define a uno de los tres hermanos, y dice que Francisco, era un poco "carcamal". Supongo que Xavier ha querido dejar claros estos dos aspectos, porque como digo, siempre en las familias hay de todo; unos se aprovechan de los otros.

En los años 50 no había nada construido en el sector; únicamente una Masía, que se derribó, y muchos campos.


Fue entonces cuando Paco Cortadellas, primo de Xavier Ribó (mi cliente), dijo al resto de la familia: ¿Por qué no montamos naves industriales aquí? Se constituyó todo el polígono, sumándole las naves de la familia Ribó. La fábrica "Cordelería Ribó" también se dividió, y se hicieron naves. En aquel entonces el polígono no estaba reparcelado. Se hizo después. No fue necesaria una Junta de Compensación porque todo era propiedad del Abuelo Francisco Ribó.

El abuelo Francisco tuvo dos hermanos; uno de ellos se quedó aquí, Salvador Ribó, y lo mataron los anarquistas de la República; el otro, Jaume, soltero hasta entonces, se casa con la querida, y el abuelo Francisco le compró toda su parte. A la querida la compensaron con dinero para que callara y aceptara.

En la parte industrial que se reparten los tres hermanos, Francisco, Xavier y Rosa María, se montó una empresa que se llamó Sadia.


Cuando a Xavier Ribó (mi cliente), adquiere la herencia, la parte que le correspondía no tenía ni luz; aunque el resto de las fábricas trabajaban. La herencia se la reparten el padre de Xavier, y sus dos tíos; la mayor parte de la herencia del padre de Xavier le pasa a él.

En la actualidad son tres hermanos los que se reparten el pastel, Xavier, Jaume, y Ramón Ribó. Además, hay otras naves propiedad de un primo de Xavier, Pepe, y de Paco Cortadellas (hijo). Ramón vendió parte de su herencia, y también lo hizo Pepe a Paco Cortadellas; y no así Xavier, que lo único que vendió fue una parcela a Ramón Fonolla, actual propietario de la discoteca "Titus", que se encuentra allí mismo en el polígono.

2.- Mi segunda pregunta fue pedirle a Xavier cuales fueron las primeras industrias que se ubicaron en el Polígono; su respuesta fue, Giró, multinacional dedicada a la fabricación de mallas, y que cuanta con una buena cantidad de metros cuadrados. Pero aquel trozo no era de los Ribó. Giró compró directamente los terrenos a otro propietario del momento. Me cuenta, además, que ellos empezaron a alquilar naves a principios de los años 80, aunque las naves no estaban en condiciones. Los inquilinos que las iban ocupando, reparaban ellos mismos las naves y se les descontaba de alquileres. Por su parte, las naves nuevas se han ido construyendo a posteriori. Entre los años 80 y 90 se desarrolla y consolida todo el polígono. Únicamente queda una parcela sin edificar, que no es propiedad de la familia Ribó, que domina más del 50% del polígono.

3.- La tercera pregunta que le hice, es saber cuál es la opinión de Xavier
respecto al polígono, tanto la de hoy, como la de su futuro:

Ribó no cree que este polígono pueda reconvertirse en un parque tecnológico, como algunos querrían y pretenden; más bien piensa que seguirá siendo lo que es: un polígono en manos de pequeña y mediana empresa, con actividades y usos lúdicos, deportivos, etcétera, además de los propiamente industriales. Xavier Ribó ve muy difícil que este ámbito se transforme en una especie de 22@, aunque seguramente mucho tendrá que ver también que los propietarios del polígono, con la historia que acabo de contar, quieran continuar como hasta hoy, con sus inquilinos, y cobrando rentas de un patrimonio que les ha costado Dios y ayuda mantener y consolidar.

4.- Mi última pregunta, la cuarta, fue preguntarle por Badalona, Badalona Industrial, y el mundo industrial en general, y Xavier me contestó que no ve muy claro el futuro, pero que entre todos debemos mantener la calma, trabajar, y soportar lo que nos llegue. No hay otra.

Creo que a pesar de no ser demasiado fácil de interpretar la historia del polígono Can Ribó, he querido explicarla lo mejor posible, y dar la posibilidad a un gran cliente de mi empresa a contarla. Propietarios y agentes inmobiliarios vamos algunas veces de la mano, como sucede en el caso de Ribó.

...