Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

09 Diciembre 2022F13.22h

C

Oficinas

Publicidad
Por Abel Pujol
12 Sep 2022
F04.58h

¡La oficina ha muerto, larga vida a la oficina! Los espacios de trabajo se redefinen tras la pandemia para conquistar el talento

Las compañías apuestan por oficinas diseñadas para fomentar la comunicación e innovación y que incorporen servicios agregados. Los coworkings hacen valer su experiencia para reivindicarse como espacios idóneos para el modelo de trabajo híbrido. 

¡La oficina ha muerto, larga vida a la oficina! Los espacios de trabajo se redefinen tras la pandemia para conquistar el talento

 

 

La pandemia aceleró la enésima revolución de las oficinas. El concepto de oficina tradicional, donde prima el máximo aprovechamiento de los metros cuadrados por encima de la confortabilidad del usuario, ha dado paso a otro modelo, donde se apuesta por fomentar estándares de mayor espacio individual y colectivo, preeminencia de la luz natural, sostenibilidad, fomento de lacomunicación y una oferta generosa de servicios.

 

En este Insight, patrocinado por IWG, EjePrime repasa cómo se está transformando el segmento, qué buscan las empresas con los nuevos espacios de oficinas, cómo está siendo la transición y qué papel juegan los espacios de oficinas flexibles en el nuevo paradigma. 

 

 

 

Ya nada volverá a ser como antes. El título de la famosa canción del grupo español El Canto del Loco sirve de resumen para reflejar el estado actual del segmento de oficinas europeo, que ha experimentado un cambio definitivo ante la irrupción de la pandemia. El mayor cambio se enmarca en la concepción de los espacios, pensados para situar al usuario en el centro, con el objetivo de que la oficina sea un activo capital para atraer no sólo a nuevos talentos, sino para retener los actuales



El sector coincide en que el Covid-19 ha enterrado el concepto de oficina tradicional arrastrado desde mediados del siglo pasado, donde primaba el máximo aprovechamiento de los metros cuadrados por encima de la confortabilidad del usuario, y se ha dado paso a otro modelo, donde se dejan de lado los boxes individuales y se apuesta por un mayor espacio individual y colectivo, preeminencia de la luz natural, sostenibilidad, fomento de la comunicación y una oferta generosa de servicios.



Según el estudio (Y)our Space: Discover your new world of work, realizado por Knight Frank en 2021, mediante encuestas realizadas a cientos de profesionales de grandes compañías en todo el mundo, un 47% de los directivos sostenían que en los próximos tres años harían una apuesta decidida por aumentar la calidad de sus espacios en base a estos parámetros.

 






Steelcase, compañía especializada en el asesoramiento del espacio y soluciones para empresas, publicaba un análisis en el que aseguraba que el 55% de los trabajadores, a escala mundial, desean asistir a la oficina siempre que los espacios de trabajo les hagan sentir cómodos y motivados.  



“Las personas pasan cada vez más tiempo desplazándose al trabajo, por eso es importante que cuando lleguen a la oficina, su experiencia sea fluida y agradable, ayudándoles a sentirse cómodos y revitalizados”, señalaban desde la compañía, que también apuntaba que “las empresas deberían comenzar a interiorizar que el bienestar de sus empleados no solo ayuda a las personas a estar más sanas, sino que también, a ser más eficaces y productivas y por eso, se hace imprescindible que el espacio de trabajo potencie su bienestar”. 



Steelcase apuntaba que una oficina que cumpla con los nuevos estándares requeridos por los trabajadores debe incorporar un acceso fácil a información útil para todas las personas que trabajan en un mismo proyecto, fomentar la autonomía en los equipos con equipamiento y herramientas que puedan adaptarse en función de la tarea que estén realizando. Facilitar la combinación entre herramientas digitales y analógicas. Reservar lugares que animen a las personas a interactuar con los demás, contar con espacios con niveles acústicos y visuales apropiados y que ofrezcan privacidad.





 

La enumeración de estos parámetros como elementos clave para potenciar el bienestar del usuario explica que el segmento del coworking haya experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años, ya que su negocio, incorporando el expertise de los business centers, se ha basado precisamente en ofrecer a sus usuarios distintos servicios, tanto en el espacio individual como el colectivo, e incorporar espacios de socialización y relajamiento como aspectos troncales de sus centros



Además, este concepto de poner al usuario en el centro de la oficina se ha revalorizado más después de la pandemia. Tras el fin de los confinamientos, las prioridades de los empleados han cambiado y, a la hora de buscar un trabajo, hay elementos que importan más que otros.

 


De acuerdo a un estudio reciente elaborado por la compañía de espacios de trabajo flexibles IWG, los solicitantes de empleo ven el modelo híbrido como un requisito esencial para los nuevos puestos de trabajo. De hecho, el análisis pone de manifiesto que es tan relevante como otros beneficios económicos como pueden ser el seguro médico o el de vida.



El estudio, con la participación de 2.000 trabajadores, refleja que nueve de cada diez (88%) afirmaron que el trabajo híbrido era un factor importante a la hora de buscar un nuevo empleo, situándose a la par del seguro médico (ambos en un 88%) y por encima del seguro de vida (84%), la flexibilidad en los días de vacaciones (76%) y la ampliación del permiso de paternidad (71%). 







La posibilidad de trabajar en remoto también es apreciada por los solicitantes de empleo, que cada vez más piden esta opción, ya sea de forma permanente o con carácter híbrido. Esto pone de manifiesto el deseo de las personas de poder trabajar más cerca de sus comunidades locales, ya que el 60% de los encuestados afirmaron que les gustaría tener un espacio de trabajo a menos de quince minutos de su casa.


 Los empleados que participaron en el estudio también identificaron varias ventajas del trabajo híbrido. Dos tercios (67%) señalaron que mejoraba el equilibrio entre el trabajo y su vida privada, mientras que el 37% citó que mejoraba su salud mental y su bienestar. De igual forma, más de un tercio (36%) afirmaron que el modelo flexible había reducido sus desplazamientos y un 31% dijo que había mejorado su productividad.



“La pandemia ha acelerado una tendencia ya existente, impulsando la transición hacia un nuevo modelo de trabajo más flexible”, explica Philippe Jiménez, director general de IWG en España. “Los centros de coworking se han convertido en el aliado perfecto para trabajadores y empresas, ya que trabajar de forma híbrida contribuye a disminuir la huella de carbono, rebajar costes inmobiliarios y mejorar la conciliación entre la vida laboral y familiar”, remacha Jiménez. 





 

Knight Frank también publicó recientemente un análisis sobre si el home working tenía recorrido después de las restricciones impuestas por la pandemia. La consultora destacaba que el hecho que muchas compañías tengan dificultades para captar talento ha inclinado la balanza de poder hacia el empleado.



Si bien los sueldos aún ocupan un lugar destacado en la lista de prioridades, Knight Frank señalaba que existe una creciente tendencia en el empleado en considerar otros aspectos antes de unirse a una organización: el propósito de la compañía, su cultura y la flexibilidad en la organización del trabajo. 



“Esto es consecuencia directa de la experiencia vivida durante la pandemia, donde muchos trabajadores han reevaluado su trabajo, las condiciones del mismo y el equilibrio entre vida personal y laboral, como se vio con la llamada Gran Renuncia en los Estados Unidos”, señala la consultora británica. 





 

En este contexto de implantación de modelos de trabajo híbridos, las compañías cada vez están apostando más por las oficinas con valor añadido o, en su caso, la contratación de espacio flexible, con el que pueden modular sus necesidades en paralelo al contexto de crecimiento o reducción de su actividad



JLL destacaba en un informe reciente que el incremento en la demanda de espacios flexibles se explica porque permite a las empresas ser más ágiles a la hora de ocupar espacios de oficina disponibles por períodos de tiempo relativamente cortos a través de un proceso de transacción simple. 


Además, el informe también señala que las compañías reducen los costes fijos de las empresas, fomentan la innovación al ofrecer estos espacios más oportunidades para interactuar de manera improvisada y proporcionan una ventaja a las compañías en la captación de talento, al ayudarlas a expandirse rápidamente en zonas con una oferta laboral deseable o a reducir los tiempos de desplazamiento al lugar de trabajo de sus empleados.

 

Compartir
Publicidad
Normas de participación

info@ejeprime.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

EjePrime no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...