Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

06 Octubre 2022F19.04h

C

Opinión

31 DIC 2021
F09.00h

Prestigio en juego

Prestigio en juego

 

 

El de 2021 ha sido un año intenso para el sector inmobiliario y, en su conjunto, positivo. La actividad se ha convertido en uno de los grandes motores de la economía española y ha dado claras muestras de una recuperación de sus diferentes parámetros y también de sus diversos subsectores.

 

La inversión se ha recuperado claramente después de un débil 2020 marcado por la crisis sanitaria, y a la fortaleza del residencial y del logístico se ha unido la pujanza del hotelero, además de un despertar del retail y la oficina. De hecho, la buena marcha de la inversión hotelera es un hecho remarcable, porque permite a un subsector muy impactado por la pandemia vislumbrar una salida más o menos rápida y, sobre todo, porque alimenta de esperanzas a otros subsectores que están más retrasados en la recuperación de su actividad tras la eclosión pandémica.



Llegados a este punto, sin embargo, es conveniente repasar los grandes retos que afrontará el sector en 2022 para que el inmobiliario pueda mantener esa buena marcha y la creación de riqueza que lleva pareja. Y, en este sentido, uno de los subsectores clave va a ser el promotor residencial, que por cubrir una de las grandes necesidades vitales de los ciudadanos va a estar especialmente escrutado por parte de todos. La profesionalidad que en los últimos años ha ido adquiriendo el segmento le será ahora de vital importancia para acometer los desafíos que tiene encima de la mesa.

 


Cubrir unas necesidades residenciales crecientes en un entorno inflacionario y con la necesidad de renovar el parque de viviendas, ya sea para simplemente actualizarlo o para adaptarlo a las demandas actuales de uso y sostenibilidad, no es una tarea fácil.

 

 


 

El sector se juega en su éxito mucho más que grandes beneficios. Se juega su prestigio y su fiabilidad y, sobre todo, su capacidad de demostrar que el inmobiliario es una actividad esencial para la economía, que crea riqueza, puestos de trabajo y genera un bienestar que llega al conjunto de los ciudadanos.


 

Para ello, para llegar a todos, resulta clave mantener unos precios que faciliten, ya sea en alquiler o compra, el acceso a una vivienda a los distintos perfiles económicos. No solo porque así estará lejos de la siempre amenazante burbuja, sino porque cumplirá la función social que tiene asignada.

 


El inmobiliario, sin embargo, no puede hacer todo esto solo. Necesita el apoyo de los agentes sociales y las administraciones, que cuentan con numerosas competencias cuyo buen desarrollo facilita el quehacer de los profesionales del sector. También necesita de instrumentos para llevar a cabo con éxito su misión. Algunos de los cuales, afortunadamente, han aparecido en los últimos meses, como los fondos europeos del plan NextGeneration o una tendencia a la industrialización que abarata costes de todo tipo y que resulta crucial en un contexto de incremento del precio de los materiales y falta de mano de obra.

 

 

Junto al residencial, 2022 será también muy importante para otros dos subsectores: las oficinas y el retail. Los dos deberán demostrar capacidad de adaptación ante el entorno cambiante en que se mueven desde la aparición del Covid-19 y la aceleración de unos cambios sociales que les obliga a una rápida actualización. Y, finalmente, la logística, que con la actual explosión del comercio electrónico atraviesa un momento dulce, pero que tiene por delante el reto de que esta bonanza no descabalgue de manera precipitada. 

 

 

En 2022, EjePrime cumple cinco años de trayectoria como diario de información económica especializado en el dinámico sector inmobiliario en España. Un aniversario que, sobre todo, nos servirá para promover la reflexión sobre la trayectoria del sector en la última media década y, sobre todo, reafirmar nuestro compromiso con un periodismo util para los profesionales de una industria con grandes retos por delante.

...