Mercado

La crisis de la ‘supply’ arrebata un crecimiento del 2% a la zona euro

Los cierres de las fábricas son responsables de un 40% de las disrupciones en la cadena de suministro, mientras que la crisis global del mercado de trabajo es responsable de un 10%, según el FMI.

M. Tamayo

24 feb 2022 - 04:56

La crisis de la ‘supply’ arrebata un crecimiento del 2% a la zona euro

 

Las fábricas europeas han registrado un último trimestre de largos retrasos en la cadena de suministro, sobre todo en países que son el último escalón de una cadena global, como en Alemania, la locomotora europea. Si no se hubieran producido las disrupciones en la cadena de suministro, la eurozona habría crecido un 2% más, una cifra parecida a la del crecimiento interanual en un año normal en la época prepandemia, según el último informe presentado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Los grandes responsables del parón en la cadena son los paros debidos al cierre de las fábricas, que, según el FMI, son responsables del 40% de los atascos. Por su parte, la crisis en el mercado laboral y la falta de mano de obra ha ocasionado un 10% de las problemáticas. El otro 50%, el más complicado de disolver, se debe a problemáticas más estructurales, como las infraestructuras inadecuadas y los fenómenos naturales adversos.

 

La mayor parte de las disrupciones serán transitorias, pero algunas pueden tardar mucho tiempo en disolverse”, apuntan desde el organismo presidido por Kristalina Georgieva. En concreto, el FMI ha revisado sus previsiones y estima que las disrupciones en la cadena permanecerán, aún, en 2023.

 

El impacto en la cadena de suministro ha sido diverso entre los diferentes sectores y países. Los tiempos de entrega han aumentado más en las economías avanzados que en los mercados emergentes. En los países con economías más fuertes, la producción industrial ha sido débil durante gran parte de 2021, como en Alemania y Japón, aunque se está recuperando más en otros países como Reino Unido y España.

 

 

Los retrasos en la cadena de valor han puesto más presión a la subida de precios, junto a la escalada del coste de la energía y el despertar de la demanda, sobre todo en Estados Unidos, donde ya supera los niveles prepandemia. El FMI asegura que el encarecimiento de los bienes permanecerá en el medio plazo, algo difícil de sortear junto con el proceso de recuperación que todavía no ha llegado a su fin, en especial en la zona euro.  

 

“La ayuda fiscal está disminuyendo, pero la recuperación de los mercados de trabajo, sin mencionar una gran reserva de ahorros forzados acumulados durante la pandemia, van a continuar impulsando la demanda”, sostiene el organismo.

 

Para sostener la situación, tanto de la supply como la propia inflación, el FMI recomienda acelerar la concesión de licencias a los trabajadores de transporte y logística, la flexibilización temporal de los horarios portuarios, la agilización de los trámites en las aduanas, la flexibilización de las normas de inmigración para paliar la escasez de mano de obra y la imposición de prácticas que limiten la propagación del virus y protejan la salud de los trabajadores.