Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

10 Junio 2023F09.01h

C

Opinión

13 ENE 2023
F05.00h

Frenazo

 

frenazo

 

 

Es evidente que hemos llegado al final del año 2022, y desde ya hace muchos años Diciembre ha dejado de ser aquel mes en el que todo el mundo corría por coger hora en Notaría para poder escriturar antes del día 31. Los Notarios tenían las agendas llenas, y sus despachos hacían horas extras a porillo.

 

 

Quizás este efecto se produzca igual entendiendo que hay muchos documentos que protocolizar, herencias, donaciones, y muchas otras transmisiones que no son hipotecas, Leasings, o elevaciones de contratos a público.

 

 

Sin embargo, bajo mi opinión NO nos encontramos en la misma situación. En este momento cuesta mucho más vender/comprar. Y no sólo por falta de recursos por parte de las empresas o las familias, sino también por el hecho que las entidades financieras lo ponen cada vez más complicado, con más exigencias, y su agilidad para conceder préstamos es mucho menor, y está cada vez más controlada por sus propios comités.

 

 

Si a esto le añadimos el estado actual de la coyuntura, donde tanto económicamente como socialmente nos vemos envueltos en un espiral de malas circunstancias, las empresas prefieren no asumir riesgos, y quizás deciden aguantar y afrontar esta tesitura a la espera de que se produzca un cambio. Igualmente, otros deciden invertir en maquinaria y bienes de equipo, y hacen todo lo posible para cuidar los recursos humanos, todo y que no es fácil ninguna de estas acciones.

 

 

En Catalunya, y más concretamente en un radio de 0-40 kilómetros de su capital Barcelona, llevamos mucho tiempo faltos de oferta, y la demanda existente se encuentra con una disponibilidad repartida entre los principales Agentes del Sector, muchas veces repetida, y muy escasa, obsoleta, y desactualizada.

 

Todo ello provoca un malestar general que sólo algunos pueden soportar. La experiencia, los años de recorrido, y el haber ya sufrido esta situación en otras ocasiones nos hace vivirlo y llevarlo sin ningún tipo de problema. El único problema es NO poder satisfacer del todo a demandantes que buscan, necesitan, y por estos motivos no se puede mover.

 

 

Gracias a Dios, y debido a lo expuesto, los Agentes que nos conocemos gracias a operaciones realizadas en algún momento, cada vez estamos más abiertos a la colaboración entre nos. El mercado industrial en Catalunya es pequeño, y los Agentes Inmobiliarios especializados tampoco somos muchos, sobre todo los expertos.

 

 

Por ello, el frenazo que se ha producido desde que hemos pasado por el Procés, la Pandemia, y ahora la Guerra de Ucrania, se soporta mucho mejor manteniendo la misma ilusión, y colaborando aunque ello suponga repartir los honorarios.

 

 

Por último quisiera hacer constar que anunciar en los portales inmobiliarios es relativamente sencillo. Cualquiera lo puede hacer, y no es esta la fórmula principal que existe para llevar a cabo una operación Inmobiliaria. Más bien diré que cada vez  estoy más convencido que la confianza de los propietarios se va ganando por el camino, trabajando sin dramatizar, sin actitudes negativas, e intentando distinguirse con modos y actitudes profesionales.

 

 

Somos los propios Agentes los que tenemos que buscar el mejor inmueble, la mejor ubicación, y lo más rentable para nuestros clientes. Debemos analizar, debemos enlazar actividades con ubicaciones, con inmuebles adecuados, y por mucho que se parametrice desde el ordenador de cada uno para dicha búsqueda, la función de un buen profesional es Esencial.

 

 

El 2023 se presenta todavía algo complicado. Falta oferta de suelo, de proyectos inmobiliarios, de parques empresariales. Faltan iniciativas y faltan facilidades financieras, y por la contra sobra intrusismo y competencia desleal, sobra también esa guerra feroz de portales inmobiliarios que lo único que provocan es que los que buscan inmuebles crean que lo pueden hacer ellos, anunciándose, y que los Agentes sólo hacemos esto. Los portales son una herramienta más, pero la “caja” de herramientas tiene “55” piezas, y se tienen que utilizar todas, y en el momento que corresponda.

 

 

Espero que el año que va a empezar cambie el aire, y que toda la contaminación que se suspende sobre nuestro sector desaparezca, y de nuevo vuelva la estabilidad y la bonanza.

...