Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Aceptar cookies

Diario de información económica del sector inmobiliario

03 Octubre 2022F23.11h

C

Opinión

01 SEP 2022
F05.00h

Tranquilísima

Tranquilísima

 

 

Feliz de volver a mi refugio de Artemisa tras un año sin escribiros, queridos colegas de sector. De verdad lamento mi ausencia y todas las historias que no os he podido contar durante este tiempo. 

No quería hablaros de mi ciudad, porque Barcelona es mi madre. Y a mi madre sólo me la pongo en los labios para contar lo maravillosa que es. Ya llegará el momento en el que vuelva a hablaros de ella, para contaros cuánto la amo y lo loca que me vuelve cuando se sale del guión, que es siempre y en cualquier circunstancia. Tampoco me sentía motivada para hablaros de mi profesión, convencida de que lo mejor que puedo hacer para dignificarla es ejercerla de la mejor manera posible. Y de esta manera, observando mi ciudad y trabajando sin parar, he pasado un período extraordinariamente intenso y agotador. Qué queréis que os diga, el amor es así. 

He vuelto para deciros algo importante: no temáis a los tambores de crisis, que nos han castigado durante todo el verano. Este otoño será duro, no hay duda; se torcerán proyectos, se frustarán operaciones, guerrearemos haata quedarnos agotados… Lo pasaremos mal. Pero no debemos sentir miedo, pues todo resultará pequeño y hasta aburrido comparado con lo que hemos vivido. 


He salido de mi claustro para recordaros lo que somos: los supervivientes de la Gran Crisis de 2008. Somos los que profesionalizamos una industria entera; los que pusimos a nuestro país a la altura de los principales mercados europeos en atracción de empresas e inversiones. Tenemos la piel plagada de cicatrices, memoria de las heridas que nos mataron y de las que resucitamos. Dejadme que os diga que de esas cicatrices sale nuestra luz. 

 

Cierro los ojos y veo a través de las paredes, os escucho hablar y sé todo lo que os calláis. Mato leones con mis propios dientes mientras velo el sueño a mi hijo.  Sé lo que pasará y lo que no, porque ya lo he vivido mil veces antes. 

 

Y a todo esto, pasan los años y sigo sin tiempo para ir al gimnasio, pero mis brazos cada vez están más fuertes y mi espalda más flexible. No tengo pruebas, tampoco dudas, de que es por todo lo vivido. 


Otoño, aquí te espero.

Tranquilísima. 

...